Es importante un proceso de vacunación efectivo que permita a cada entidad un regreso más rápido a actividades normales, apuntan. Omar Saucedo
Dependerá sobre todo de que mantengan controlado el tema de la contingencia sanitaria, afirma José Nabor Cruz, secretario del organismo

CDMX.- La reducción de la pobreza laboral en los estados dependerá de que logren controlar la contingencia sanitaria y eviten regresar a semáforo rojo, advirtió José Nabor Cruz, secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

“Dependerá sobre todo de que mantengan controlado el tema de la contingencia sanitaria, porque en un escenario en que algunas entidades regresen a semáforo rojo, eso va a tener efectos negativos en los mercados laborales”, afirmó en entrevista.

Además, destacó que es importante un proceso de vacunación efectivo que permita a cada entidad un regreso más rápido a actividades normales, previas a la contingencia sanitaria.

En su opinión, mientras no haya una reincorporación cercana a 100% de toda su población económicamente activa a las diversas actividades económicas que desarrollaban, las entidades van a tener altos niveles de pobreza laboral con relación a lo que pasaba antes de la pandemia, y ello puede presionar el promedio nacional a mantenerse en niveles elevados.

A consecuencia de la crisis generada por el COVID-19, entre el primer y tercer trimestre de 2020 la pobreza laboral —porcentaje de la población con un ingreso suficiente para adquirir la canasta alimentaria— pasó de 35.7% a 44.5%, su punto máximo desde 2005, cuando el Coneval inició su medición.

“Podemos esperar un periodo de cuatro a cinco trimestres probablemente en tener una recuperación igual a 35.7%, pero si es un periodo mayor o menor dependerá fundamentalmente de la recuperación del empleo y también de que se tenga una inflación relativamente controlada, que no haya un incremento fuerte de los alimentos que merme el poder adquisitivo de los trabajadores”, advirtió Cruz.

El reto para reducir la pobreza laboral dependerá no solamente del incremento en los salarios mínimos, agregó, sino también de que los empleos que se recuperen tengan buenas remuneraciones para que se fortalezca ese núcleo de trabajadores de bajos ingresos y disminuya la brecha en la distribución de los ingresos que creció a causa de la contingencia sanitaria.

Además, advirtió que los estados con mayor prevalencia del sector servicios y turismo no han podido recuperar con claridad su nivel de empleo previo a la contingencia, algo que también ha abonado al crecimiento de la pobreza laboral.