Involucradas. Algunas de las “sectas” que buscan terminar con el catolicismo son la de los Testigos de Jehová, Cristiana, Aleluyas y Pentecostales, según el Misionero del Espíritu Santo. Foto: Archivo
El sacerdote del Santuario de Guadalupe manifestó que cualquier persona puede registrar una secta y hacer un negocio con las creencias religiosas

Existen más de 10 mil “sectas” recaudatorias en México provenientes de Estados Unidos que han buscado “desaparecer” poco a poco la religión católica en el país, sostuvo Jesús Vega Sánchez, misionero del Espíritu Santo y sacerdote del Santuario de Guadalupe. 

El sacerdote —con más de 50 años de servicio— señaló que se tratan de influencias provenientes de la Unión Americana que buscan acabar con la Iglesia Católica aunque “nunca van a poder”.  Entre las religiones se encuentran: Testigos de Jehová, Cristiana, Aleluyas, Pentecostales, Bautistas del Séptimo día, entre otras. 

Mientras el jerarca católico Jesús Vega Sánchez estuvo en Estados Unidos escuchó: “Si Cristo no hubiera existido en Estados Unidos lo hubieran inventado porque es muy buen negocio”, y dijo que en ese país existen más de 36 mil sectas que sobreviven del diezmo y del cobro por “alabar a Dios por medio de los cantos” y aunque sí leen la Biblia, muchos textos son mal interpretados hacia los fieles y eso ha hecho mucho daño.  

FLORECEN “SECTAS”

Vega Sánchez también dijo que en Estados Unidos cualquier persona puede registrar una secta, y pagar cerca de 50 dólares; sin embargo, en ese país ninguna Iglesia pagan impuestos. 

“Luego han descubierto a algunos que se trata de un negocio y les ponen unas multas muy altas”.

El sacerdote recordó el caso del evangelista Jim Bakker, condenado a 45 años de prisión y al pago de una multa de 500 mil dólares por haber utilizado el dinero de sus seguidores para solventar sus gastos personales. El evangelista fue descubierto en 1987 y dos años después en 1989 fue condenado por fraude, evasión de impuestos y chantaje. 

CATÓLICOS A LA BAJA

A partir de los años noventas el porcentaje de mexicanos católicos bajó de 87.27 por ciento a 82.71 por ciento, lo cual ha sido aprovechado por otros cultos como los protestantes y los no judeo-cristianos, los cuales absorbieron el porcentaje de creyentes que abandonaron el catolicismo, de acuerdo con datos del INEGI en una investigación publicada a finales de febrero pasado por el diario 24-horas. 

La investigación del diario señala que “esta migración de católicos hacia otros cultos tiene que ver, por un lado, con un alejamiento de la Iglesia Católica como institución, y por otro, la búsqueda de opciones espirituales más cercanas a la tierra”, según Alejandra Aguilar, investigadora del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS).

DISMINUYEN SEGUIDORES

Según datos del INEGI publicados en febrero de este año, a partir de los años noventa, el porcentaje de mexicanos católicos disminuyó de 87.27 por ciento a 82.71 por ciento.

Esta disminución de creyentes ha servido como área de oportunidad para que cultos como los protestantes, los no judeo-cristianos y otros atraigan a ellos a los creyentes que abandonaron el catolicismo.