Archivo
“En un momento en el que la sociedad tiende a individualizar los hábitos y las estancias, por lo que me ha parecido interesante crear una zona para compartir una costumbre que se está perdiendo”.

Siempre es un buen momento para leer un libro.

Leer y escapar de lo que te rodea es una de las alternativas más fascinantes que te puede brindar la imaginación. Acomodarte en un lugar privilegiado, aunque no sea grande, y deleitarte con un buen libro, siempre es posible, pero cuando llega el invierno, habilitar un lugar para todo el año se hace casi imprescindible.

BIBLIOTECA MULTIUSO
Si quieres adaptar un espacio multifunción para trabajar desde casa puedes optar por una biblioteca en sí, un lugar agradable y acogedor donde quieras leer, concentrarte y ¿por qué no? trabajar. 

Paredes de microcemento y un suelo de madera de roble son el fondo elegido para esta zona de trabajo, decorada con diseños propios, y en la cual, diferentes tipos de iluminación contribuyen a crear diferentes ambientes con sistema domótico.

PARA RELAJARSE
Con la intención de que la atmósfera invite a pensar y relajarse, las decoradoras diseñan una sala-biblioteca inspirada en las que existían en las casas de la burguesía de finales del siglo XIX, en tonos blanco y gris.

Clásica, pero luminosa, la propuesta posee una zona exclusiva para libros alineados en dos alturas, que se comunica mediante unas escaleras y una clásica barandilla de hierro, lo que la interiorista define como una sala-estudio de un intelectual y amante de los libros, concebido como un espacio para pensar y relajarse.