Foto: Archivo
Elliot Page no solo cambia su vida pública radicalmente, también nos transforma como sociedad y a las primeras personas que nos obliga a cambiar es a las y los que nos dedicamos a cubrir la fuente del entretenimiento

La industria del entretenimiento siempre ha sido un potente faro de luz para los temas que son fundamentales para la comunidad LGBT+. Desde la declaración de Freddie Mercury en 1991  cuando dio a conocer que tenía sida, hasta el reciente comunicado en el que Elliot Page dio a conocer que es un hombre transgénero. Con ambos actos, personas de todo el mundo comenzaron a recibir información sobre temas que difícilmente tocarán a la hora de la comida o descansando en la sala de su casa. 

Al darnos a conocer que es un hombre trans, Elliot Page no solo cambia su vida pública radicalmente, también nos transforma como sociedad y a las primeras personas que nos obliga a cambiar es a las y los que nos dedicamos a cubrir la fuente del entretenimiento: a periodistas, redactores, jefes de información, conductores y reporteros, quienes escribimos palabras que quizá mucha gente lea por primera vez, como transgénero, binario, no binario, etc. Nuestra responsabilidad al hablar de Elliot es conocer esos términos, investigarlos, dominarlos, es parte de nuestro trabajo… y es solo la primera parte. 

Ayer que el actor dio a conocer la noticia a través de su cuenta de Twitter, los diversos medios de comunicación alrededor del mundo comenzaron a difundir la noticia y ya sea por el morbo, por los mecanismos de los buscadores en línea para generar más tráfico y por la ignorancia o la falta de interés y empatía, la mayoría recurrieron en sus notas a usar el nombre de nacimiento del actor. Es muy fácil escudarse en que este recurso es usado para que el lector pueda identificar más fácilmente a qué persona nos estamos refiriendo; dicho argumento puede ser derribado al decir que se trata de “la figura central cintas como Juno, Hard Candy o The Umbrella Academy”. El lector seguramente entenderá de quién hablamos (y si no, hará una rápida búsqueda en Google y listo). 

¿Cómo le tenemos que decir ahora? Es la pregunta que seguramente se hizo en las redacciones de periódicos, revistas, noticieros, al igual que ocurrió en las redes sociales. Y es una pregunta que (tristemente) en muchos casos se hace con enojo, con descontento, pensando en por qué tenemos que esforzarnos de más por el “capricho” de una persona. La respuesta es simple: llámenlo Elliot Page, refiérase a él como un actor, punto. Porque es un hombre, así nos lo dio a conocer ayer, es su identidad de género. 

¿No están de acuerdo? ¿Tienen dudas? Perfecto. A todos los compañeros que cubren la fuente del entretenimiento y a las personas en general a las que esto les cause molestia, enojo o desagrado, habría que analizar si hay transfobia de por medio. Si lo que hay es un real interés en darle a las personas trans el lugar que merecen (como todos y todas) hay muchas fuentes confiables en la red como la World Professional Association for Transgender Health con materiales en español, sobre las personas trans y como referirse a ellas y ellos. 

También pueden acudir a las guías de GLAAD, una de las asociaciones en pro de los derechos de la comunidad LGBT+ más importantes, en las que se encontrarán con el concepto “Deadname”, o usar el nombre de nacimiento de una persona trans para referirse a ella o a él. GLAAD explica que esto es incorrecto, porque implica que ese es el “nombre real” de la persona y no el que la persona trans ha elegido según su identidad de género. 

Es muy simple, el asunto es tener empatía y derribar la transfobia para poderlo entender. Si Elliot Page nos dice que ese es su nombre y que se tienen que referir a su persona con el pronombre “él”, entonces así hay que hacerlo (también indicó que se pueden referir a él como “They”, un pronombre en inglés que se utiliza para las personas de género fluido, al castellano no tenemos una traducción, lo más cercano es “elle”). Ese es otro tema que merece un abordaje particular. 

Mientras tanto y de nuevo. Llámenlo Elliot Page, actor.