La atleta mexicana, quien hizo historia en los Juegos Olímpicos durante la prueba de marca, habría consumido un esteroido anabólico, y estaría fuera de competición hasta por cuatro años

La marchista mexicana María Guadalupe González, quien ganó una medalla olímpica de plata en los Juegos de Río 2016, dio positivo por un esteroide anabólico.

Fue la Unidad de Integridad de la Federación Internacional de Atletismo quien informó que González dio positivo por un fármaco llamado Trenbolone.

Se desconoce la fecha exacta cuando se llevó acabo el control antidopaje, el cual localizó que la competidora azteca habría consumido la sustancia que tiene como principal función aumentar la masa muscular.

González es bicampeona mundial de 20 kilómetros de marcha. Se colgó la medalla de plata en Río 2016 y Londres 2017. Se quedó fuera de los Juegos Centroamericanos y del Caribe disputados recientemente, debido a la "falta de competencia".

Mexsport