Por segundo año consecutivo México no conseguirá un superávit fiscal en 2021, y será resultado de su débil actividad económica. Foto: Tomada de Internet
En la relatoría de una visita que realizaron a México, estrategas de Bank of America Securities advirtieron que el conjunto de una debilidad económica y menos ingresos, hace altamente probable que la deuda pública se mantenga arriba del 60% del PIB

Por segundo año consecutivo México no conseguirá un superávit fiscal en 2021, y será resultado de su débil actividad económica y de los limitados ingresos públicos disponibles, advirtieron estrategas de Bank of America Securities (BofA Securities).

En la relatoría de una visita que realizaron a México, donde sostuvieron reuniones virtuales con funcionarios de la Secretaría de Hacienda (SHCP) y del Banco de México (Banxico), advirtieron que aún anticipando un dato positivo para el Producto Interno Bruto (PIB) del año entrante, de 2% (como el que prevén en BofA), difícilmente se puede considerar que el gobierno recibirá ingresos para lograr un balance primario como el previsto en el Paquete Económico presentado por la Federación para 2021.

“Las metas de un superávit primario de 0.2% del PIB para 2020 y el balance primario de 0% para 2021, son conservadoras especialmente al compararlas con otros países. Pero el Presupuesto (de México) no considera nuevos impuestos para el año entrante (…) y mantienen el compromiso de preservar finanzas públicas sanas, particularmente a través de recortes al gasto (…) y estos recortes seguirán limitando la posibilidad de crecimiento de la economía para el año entrante”, resaltaron.

Para este año anticipan un déficit fiscal de 1.1% del PIB, resultado de un problema fiscal estructural de México donde sistemáticamente los ingresos resultan inferiores a los gastos.

“En nuestra opinión, las finanzas públicas son más vulnerables que en años anteriores dado que el gobierno ha agotado los ahorros en los fondos de estabilización”.

Los estrategas de BofA Securitires, advirtieron este problema estructural de las finanzas públicas desde julio. En un análisis, destacaron que “se verá amplificado por la pandemia que deteriorará rápidamente las finanzas públicas ante el aumento continuo del gasto y la caída de los ingresos”.

Grado de inversión en riesgo

En las conclusiones de la visita, explicaron que de estos encuentros con autoridades financieras del país, se desprende que no plantearán una reforma tributaria para aumentar los ingresos de cara.

Y el conjunto de una debilidad económica y menos ingresos, hace altamente probable que la deuda pública se mantenga arriba del 60% del PIB.

Este panorama en conjunto, dificultará la posibilidad de que México retenga el estatus o Grado de Inversión.

De hecho, esta percepción es compartida por 69% de los administradores de fondos de inversión entrevistados por BofA Securities, que dieron esta consideración en la encuesta de septiembre.

Tras la visita a las autoridades, explicaron que el desafío de contener el gasto es mayor si se toma en cuenta que el año entrante vienen las elecciones intermedias.

Inflación y tasas

En las conclusiones, explicaron que con  una inflación arriba de 4% como la que se registró en México durante agosto, se reduce el margen de maniobra para la política monetaria del Banco de México y podría moderar el recorte que aplicará a 25 puntos base.

De acuerdo con los estrategas de BofA Securities es probable que además de moderar el tamaño del recorte, la Junta de Gobierno cerrará en septiembre el ciclo.

El Economista

Periódico mexicano publicado de lunes a viernes en la Ciudad de México, enfocado a la información económica, financiera y política, aunque también maneja datos culturales, deportivos, internacionales y de opinión.