El organismo usó las bases de datos del Inegi para poder tener un mejor panorama de la violencia | Foto: Cuartoscuro
Lisa Sánchez, directora de México Unido Contra la Delincuencia, dijo que el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Publica no ubica los delitos en el mes ni en el año en que ocurrieron

Las cifras de homicidios que reporta el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Publica (SESNSP) son de mala calidad porque no ubica los delitos en el mes ni en el año en que ocurrieron, sino en la fecha en que se iniciaron las investigaciones ministeriales, reveló la directora de México Unido Contra la Delincuencia, Lisa Sánchez.

Durante la presentación del Atlas de Homicidios 2018, diversos especialistas explicaron que actualmente las cifras del Secretariado no permiten establecer patrones reales de la violencia actual que atraviesa el país.

El especialista y coautor de la publicación, Germán Galindo, declaró que “desde que nació el conteo de incidencia delictiva del Secretariado en 2010 son de bajísima calidad” en gran medida porque carecen de notas metodológicas que permitan conocer cómo se recaban las cifras que salen mes con mes.

Por tal motivo, México Unido Contra la Delincuencia, usó las bases de datos del Inegi para poder tener un mejor panorama de la violencia durante el año pasado, pues el Instituto sí revela la fecha de ocurrencia de los homicidios, así como la fecha de registro.

La publicación muestra que los puntos fronterizos con Estados Unidos y la franja entre Guanajuato y Michoacán, donde se extrajo ilegalmente combustible, fueron las zonas con mayor índices de violencia durante 2018.

Galindo explicó que en el caso de los pasos fronterizos se observa una relación de la violencia con la presencia de aeropuertos y carreteras por donde los cárteles de la droga envían su producto hacia Estados Unidos.

Sobre la importancia de la calidad de datos para identificar patrones de violencia, el experto dio un ejemplo: en 2018 la sierra de Chihuahua presentaba altas tasas de violencia en los municipios donde ocurrió el asesinato de niños y mujeres de la Familia Lebaron.

“Desde hace años, tenemos buena información y si las autoridades hicieran uso de estos datos, tendríamos claros focos de alerta y de que en ese tipo de población se está gestando una posible tragedia”, declaró Galindo.

Por otra parte, la especialista con estudios en Yale, Estefanía Vela, explicó que la violencia generada por el crimen organizado afecta en buena medida a la mujer pues actualmente se matan a más mujeres con armas de fuego en comparación con 10 años atrás.

Entre las soluciones que propone México Unido Contra la Delincuencia se encuentra en exigir mejora datos oficiales y crear medidas locales contra la violencia, porque los problemas de estados como Yucatán no son los mismos que en Chihuahua o Guanajuato.