Foto: Pixabay.
Bill Gates invirtió 4 millones de dólares en el proyecto de la compañía británica Oxitec; buscan modificarlos genéticamente; la empresa ya logró hacerlo para la fiebre del dengue y el zika

CIUDAD DE MÉXICO. La malaria, también conocida como paludismo, se trata de una enfermedad potencialmente mortal causada por parásitos que se transmiten al ser humano por la picadura de mosquitos infectados y que se cobra  miles de vidas al año.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud causó la muerte de unas 445 mil personas en 2016. 

Tomando estas horrorosas cifras en cuenta, la fundación del empresario Bill Gates, en colaboración con la compañía británica de biotecnologías Oxitec, se ha incorporado a la lucha contra la malaria desarrollando un nuevo tipo de mosquitos modificados genéticamente.

De acuerdo con un comunicado web el fundador ha invertido cuatro millones de dólares en el proyecto cuyo objetivo es la creación de mosquitos macho de la especie 'Anopheles albimanus'.

La clave de su efectividad consiste en la presencia de un gen que los machos trasmiten a las hembras silvestres luego del apareamiento, y que permite que solo la descendencia masculina sobreviva a la edad adulta. De esta manera, las crías hembras que nazcan morirán antes de ser capaces de infectar a alguien y los machos sobrevivientes buscarán más hembras salvajes y seguirán trasmitiendo el gen por generaciones. Se espera que la medida reduzca drásticamente la población de mosquitos hembra, trasmisores de la malaria.

Se reporta que la empresa ya logró crear mosquitos modificados genéticamente que impiden la transmisión de la fiebre del dengue, el virus del Zika y otras enfermedades.