Forster ganó el Oscar por Jackie Brown, la Gran Estafa, de Taratino

CDMX.- Robert Forster, el ganador del Oscar a Mejor Actor de Reparto gracias a su interpretación en Jackie Brown: La Estafa, de Quentin Tarantino, murió  a los 78 años anoche en su casa de Los Ángeles a causa de cáncer cerebral, según información de The Hollywood Reporter.

En 2013, Forster fue elegido como un personaje clave de Breaking Bad, Ed el extractor, en el penúltimo episodio de la serie de AMC. Forster repitió el papel en El Camino: Una Película de Breaking Bad, que se estrenó justamente anoche en Netflix y en algunos cines selectos de Estados Unidos.

El experimentado actor, de mirada seria y barbilla acerada, en cada personaje exudaba una cruda veracidad.

Debutó en el cine junto a Marlon Brando y Elizabeth Taylor en Reflections in a Golden Eye, de John Huston (1967). También es recordado por series de televisión como Banyon de NBC, que se estrenó en 1971, y Nakia (1974) de ABC.

Forster capitaneó una nave espacial en el ambicioso thriller de ciencia ficción de Disney The Black Hole (1979), filme que resultó ser una decepción de taquilla. Pronto siguieron otros roles destacados en las películas Alligator (1980), The Kinky Coaches and the Pom-Pom Pussycats (1981), Vigilante (1982), Hollywood Harry (1986) y Satan’s Princess (1989).

A principios de la década de los años 90, sus apariciones fueron sobre todo como actor de reparto en esfuerzos de bajo presupuesto como Maniac Cop 3: Badge of Silence, Body Chemistry 3: Point of Seduction y Scanner Cop II. A mediados de los 90 el histrión pasó por una mala racha en la que estuvo sin trabajo, como lo reveló a Chicago Tribune en una entrevista de 2018.

“Pasé 21 meses sin trabajo. Tenía cuatro hijos, tomé cualquier tipo de trabajo que pude conseguir en ese entonces. Mi carrera fue así durante cinco años y luego así durante 27 años. Cada vez que alcanzaba un nivel más bajo que pensaba que podía tolerar, caía un poco más, y luego un poco más. Casi al final no tenía agente, ni gerente, ni abogado, nada. Tomaba lo que caía por las grietas.

Fan de Forster desde que era un niño, Tarantino llamó al actor a una audición para el papel del viejo gángster Joe Cabot en Perros De Reserva, pero finalmente se decidió por Lawrence Tierney. Pero Quentin nunca olvidó a Forster, y cuando estaba escribiendo el guión de Jackie Brown (1997), una adaptación de la novela Rum Punch de Elmore Leonard, creó a Max Cherry pensando en él.

Después de Jackie Brown: La Estafa, a Forster le llovieron las ofertas y trabajó en películas como Psicosis (1998), Irene, yo y mi otro yo (2000), Sueños, Misterios y Secretos (2001), entre otras.