Referencia. Esta tonalidad ha sido tomado como referencia en los movimientos feministas a nivel mundial. Cuartoscuro
Hay 2 versiones sobre el uso de este color, una se refiere a una tragedia en NY

El elemento más visible en las múltiples manifestaciones que vimos ayer en las calles de nuestras ciudades -y del mundo-, en las cuales las mujeres alzaron su voz para exigir respeto a su derechos y demandar castigo para los responsables de los delitos que padecen, fue el color morado.

¿Por qué se usa este color?

El origen del color -que puede considerarse ya una tradición- no parece claro, pero existen algunas teorías al respecto. La primera de ellas es que este color fue utilizado -junto al blanco y el verde- por las integrantes de la Women’s Social and Political Union, organización feminista que luchó en Inglaterra, a principios del siglo pasado, por el derecho de las mujeres al voto.

La selección de tales colores se le atribuye a Emmeline Pethick quien explicó que: “el violeta, color de los soberanos, simboliza la sangre real que corre por las venas de cada luchadora por el derecho al voto, simboliza su conciencia de la libertad y la dignidad. El blanco simboliza la honradez en la vida privada y en la vida política. Y el verde simboliza la esperanza en un nuevo comienzo

Otra versión fija el origen de la tradición en la trágica muerte de 123 trabajadoras de la fábrica textil Triangle Shirtwaist, en la Nueva York de 1911. El 25 de marzo de ese año un incendio consumió la fábrica pero quienes se encontraban en el interior no pudieron escapar debido a que los dueños habían bloqueado las puertas para evitar que sus empleados tomaran descansos no autorizados durante el día.

De acuerdo con versiones de lo sucedido, la columna de humo del incendio podía verse desde varios kilómetros de distancia y era de color violeta porque ese era el color de las telas con las cuales trabajaban las obreras.

Finalmente se considera que el color morado simboliza la igualdad entre hombres y mujeres, pues es el resultado de mezclar los colores que se utilizan de manera clásica para representar lo “masculino” y lo “femenino”: el azul y el rosa.