Foto: Cuartoscuro
El secretario de Seguridad local indicó que estas aprehensiones debilitan la estructura, pero al desarticularlos se convierten en otras células por lo que sería irresponsable bajar la guardia

CIUDAD DE MÉXICO. Aún y con la detención de los tres hijos de Felipe de Jesús Pérez Luna, ‘El Ojos’, no se puede pensar que el llamado Cártel de Tláhuac esté desarticulado, aseguró el secretario de Seguridad Ciudadana, Jesús Orta.

Consideró que estas aprehensiones le pegan a esta la organización y debilitan su estructura, sin embargo, bajar la guardia sería irresponsable.

Evidentemente es un golpe muy importante, pero desgraciadamente en estos casos no podemos hablar que a un cártel lo desarticulas porque tienes a todas sus cabezas, inclusive hay muchos que como tal los desarticulas pero se convierten en otros cárteles u otras bandas delictivas que empiezan a lo mejor con menos poder, pero que se van organizando y al final lo que provocaste fue un efecto indeseado de un cártel se convirtió en tres o cuatro, esperemos que no sea el caso”, indicó Orta.  

 

El funcionario capitalino indicó que desde el pasado jueves elementos de diferentes agrupamientos patrullan las alcaldías de Tláhuac, Xochimilco e Iztapalapa, consideradas como de influencia de este grupo, ya que reconoció existe un riesgo latente sobre la comisión de delitos que pueden poner en riesgo la integridad de la población.

 

Con respecto a los otros tres cárteles identificados en la ciudad (Los Rodolfos, La Unión Tepito y Anti Unión) señaló que el gobierno capitalino y el federal trabajan conjuntamente en el tema.

 

Al gobierno federal le estamos dejando la tarea de que ellos vayan por los líderes de estas organizaciones porque normalmente llevan a cabo delitos del fuero federal, sin embargo, es innegable que luego estas detenciones generan violencia a nivel local del fuero común y es en donde nosotros tenemos que estar muy en comunicación con ellos”, comentó.

Orta señaló que también se investiga la colusión de policías con estos grupos delictivos, ya que se tienen casos detectados en donde los uniformados facilitan la actividad de los delincuentes o les comparten información sobre el trabajo de inteligencia que se realiza en la dependencia a su cargo.

Hay indicios que nos hacen saber que en operativos fallidos que tuvimos, hubo fuga de información que les permitió evadir estos operativos, responsables específicos no, que es lo que pasa, nos damos cuenta de que hay esta participación, porque de repente algo que está muy en secreto, muy confidencial, muy bien planeado, resulta que no encontramos nada o alguien se va”, informó.