Foto: Tomada de Internet
La periodista lanzó recientemente su libro “El traidor”, donde expone el diario personal del hijo de “El Mayo” Zambada y al Cártel de Sinaloa

Anabel Hernández ha dedicado su carrera a encontrar la verdad detrás de casos como los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, pero también a desvelar los secretos detrás del cártel de Sinaloa (CDS), uno de los más poderosos de México (y el mundo).

En diciembre de 2019, la periodista publicó su más reciente libro, El traidor, el cual expone los escritos personales de Vicente Zamada Niebla, alias “El Vicentillo”, hijo de Ismael “El Mayo” Zambada, quien sería el verdadero líder del CDS. A través del diario de “El Vicentillo” y testimonios de su abogado, Fernando Gaxiola, Hernández nos introduce en el mundo del CDS.

Sin embargo, uno de sus trabajos más reconocidos es el libro Los señores del narco (2010). En él, la periodista ya había informado de los vínculos de Genaro García Luna con el Cártel de Sinaloa durante el sexenio de Calderón. Tras su publicación, el exfuncionario la mandó a matar y atentó contra su familia, por lo que Hernández tuvo que irse a vivir a Estados Unidos.

Antes de eso, en 2001, Anabel Hernández también fue un dolor de cabeza para Vicente Fox y Martita Sahagún al destapar en una investigación los gastos millonarios de la entonces pareja presidencial en el llamado “toallagate”. Por ese trabajo, en 2002 ganó el Premio Nacional de Periodismo.

¿Quién es Anabel Hernández?

Anabel Hernández es una periodista mexicana que ha trabajado para medios nacionales como Milenio, El Universal, su suplemento de investigación La Revista –hoy emeequis– y la página de noticias on-line Reporte Indigo. Actualmente contribuye al diario Reforma y a la revista de investigación Proceso, y escribe sus propios libros en torno a la corrupción y el abuso de poder en la política mexicana.

En una entrevista concedida en 2011, Anabel Hernández narraba cómo se vio abocada a dedicarse al periodismo de investigación tras el secuestro y asesinato de su padre en Ciudad de México en diciembre de 2000. La policía le dijo entonces a la familia que solo investigaría el crimen a cambio de dinero. La familia se negó a pagar por los servicios policiales, temiendo a que estos últimos acusarían a cualquiera, con tal de obtener dinero de la familia.

En sus comienzos como periodista en Reforma, en 1993, Anabel se encargaba de las noticias locales y aprendió a recabar información directamente desde las fuentes de la calle. Cuando empezó a trabajar en Milenio, disponía ya de suficiente información como para destapar en 2001 el caso ‘Toallagate’, en el que ponía al descubierto los astronómicos gastos realizados con fondos públicos para la residencia del presidente Vicente Fox. El caso le valió el Premio Nacional de Periodismo de México en 2002. Anabel exponía cómo la oficina del Presidente había gastado alrededor de 440.000 dólares americanos para redecorar dos habitaciones de la residencia presidencial. Esta información levantó inmediatamente una gran controversia ya que Fox había prometido durante su campaña electoral un gobierno de austeridad. Como consecuencia su popularidad descendió en picado, y tanto su mujer como otros cuatro miembros del Ejecutivo perdieron sus empleos en la Administración.

Posteriormente su trabajo la llevó a destapar redes de esclavos y la explotación sexual de jóvenes mexicanas en zonas rurales de San Diego, California, por lo que UNICEF le otorgó un reconocimiento en 2003. A medida que su labor la hizo más conocida, la gente empezó a ponerse en contacto con ella para proporcionarle información y posibles noticias. Así, Anabel Hernández comenzó a investigar sobre los carteles de la droga, quizás el trabajo más peligroso en México. La violencia provocada por el narcotráfico se ha cobrado miles de vidas en el país durante los últimos diez años y los periodistas, por el simple hecho de informar sobre la situación, están permanentemente en el punto de mira, tanto de las fuerzas del Estado como de las bandas de narcotraficantes.

En su último libro, ‘Los señores del narco’ (2010), Anabel detalla la complicidad entre el crimen organizado y las autoridades, desde el Gobierno hasta la policía, el ejército y los empresarios. Analiza la evolución de la producción y tráfico de drogas en México desde los 70 y desvela el alarmante papel desempeñado por los miembros del Gobierno mexicano y de algunos agentes estadounidenses de la CIA. A través de testimonios e informes oficiales reunidos durante una investigación de cinco años, el libro describe con el máximo detalle el proceso que ha llevado a México a convertirse en el epicentro de los grandes carteles latinoamericanos y en uno de los lugares más violentos del planeta. Tras la aparición del libro, Hernández ha sido objeto de numerosas amenazas de muerte por parte de figuras estatales y no estatales.

Su intención manifiesta como periodista de investigación es trabajar contra la cultura de impunidad que gobierna las acciones de los funcionarios corruptos en México. Anabel afirma que “la corrupción crece con el silencio. Si los periodistas de mi generación permanecen callados, si cedemos en nuestra labor por temor o complicidad, los periodistas de las generaciones venideras se verán condenados a arrodillarse ante esta corrupción. Espero vivir lo suficiente para ver que esto no sucede”.

Las polémicas revelaciones de Anabel Hernández

Felipe Calderón y Vicente Fox recibieron dinero de 'El Mayo' Zambada, el verdadero líder del Cártel de Sinaloa, revela polémico libro​

La periodista Anabel Hernández acaba de publicar uno de los libros donde se detalla la operación del Cártel de Sinaloa, los millones de dólares que recibió Vicente Fox y muchos otros detalles más que engloban uno de los trabajos periodísticos más ambiciosos en la trayectoria de la autora.

Personas de alto rango en el gobierno mexicano de Vicente Fox (2000-2006) aceptaron sobornos de 3 millones de dólares de narcotraficantes del Cártel de Sinaloa, según un nuevo libro que recoge testimonios de Vicente Zambada Niebla y su abogado, y que también asegura que los hijos de la ex primera dama Marta Sahagún vendían químicos precursores de metanfetamina a dicho cártel.

Vicente Zambada Niebla, de 32 años, es hijo de Ismael ‘El Mayo’ Zambada, el misterioso hombre fuerte que codirige el Cártel de Sinaloa. Antes lo encabezaba con Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán Loera, de modo queahora lo estaría liderando junto con los hijos de Guzmán.

Zambada Niebla, alias ‘El Vicentillo’, fue detenido en 2009 y extraditado a Chicago el año siguiente; a mediados de 2019 fue condenado a 15 años de prisión.

Ya en detención preventiva, contactó a la periodista Anabel Hernández para darle información, según dice la reportera en un fragmento de su libro de próxima publicación “El traidor”. En el texto se menciona que operadores del cártel le dieron 3 millones de dólares al antes Secretario de Seguridad Pública Genaro García Luna para que el Cártel de Sinaloa determinara qué agentes iban a estar en su zona de control.

“Durante su gestión en la AFI [Agencia Federal de Investigación, ahora Policía Federal Ministerial], García Luna y su equipo de colaboradores más cercano… fueron señalados en la unidad de asuntos internos de la procuraduría por corrupción y vínculos con el Cártel de Sinaloa”, escribe Anabel Hernández.

El libro agrega que en el gobierno que siguió al de Fox, dirigido por Felipe Calderón, “el propio presidente recibió millones de dólares en sobornos” pese a que Calderón declaró la llamada guerra contra el narcotráfico.

 
 

Pagos mensuales

En una parte del libro que incluye una carta de Zambada Niebla se habla también de pagos mensuales a comandantes de policías estatales, municipales, federales y judiciales para comprar protección a largo plazo o para ocasiones en las que el cártel necesitara pasar un cargamento por ciertas zonas.

“Para [pagarle a] la Policía Federal teníamos el código ‘Los Azules’”, dice un texto atribuido al Vincentillo. “’Zapatones’ les llamábamos a los militares”, agrega. También habla de “mensualidades” a delegados de la Procuraduría General de la República: “El 99% de la PGR es corrupta y nosotros les damos todo el dinero”, describe el texto.

Parte de la información en el libro de Hernández incluye lo que también declararon en el estrado tanto Vicentillo como su tío, Jesús Zambada, a finales del año pasado y a principios de este durante el juicio a El Chapo.

Jesús Zambada, por ejemplo, dijo en noviembre de 2018 en un testimonio jurado que sobornó personalmente a García Luna, y llegó a mencionar haberle dado 6 millones de dólares a un expresidente cuando estaba en funciones, aunque no salió a la luz de cuál mandatario se trataría.

Vicentillo también dijo durante ese juicio que en 2007 se reunió con políticos “de alto nivel” y con representantes de Pemex, la petrolera estatal mexicana, para discutir la posibilidad de usar un barco tanquero para transportar cocaína.

En “El traidor”, Hernández también incluye declaraciones del abogado de Vicentillo que hacen referencia a presunta corrupción de más integrantes del gobierno, sobre todo los hijos de la ex primera dama Marta Sahagún de Fox.

“Tenían controladas todas las aduanas y ellos mismos vendían el precursor químico [pseudoefedrina] al cártel para producir las metanfetaminas”,  escribe Hernández que le dijo el abogado de Zambada Niebla. “Los hijos de Marta no sabían qué hacer con el dinero, sótanos llenos de billetes”, habría dicho Fernando Gaxiola.

Hasta la publicación de esta nota, Vicente Fox no se había pronunciado respecto a lo dicho en el libro. Desde el año pasado Genaro García Luna y Felipe Calderón negaron las acusaciones en comunicados a prensa.

¿Quién es ‘El traidor’?

El traidor, es un libro en donde sus páginas se remontan a enero de 2011, cuando la contactó uno de los abogados de Vicente Zambada Niebla, mejor conocido como “Vicentillo”.

Con la finalidad de compartir con la periodista documentos y hechos que ampliaban y esclarecían varios de los episodios que Anabel relató en su libro “Los señores del narco”.

Acceso a los diarios personales de “El Mayo” Zambada

Anabel Hernández, es de las pocas que puede presumir que tuvo acceso al inquietante autorretrato como payaso que aparece en la portada de su actual libro (‘El Traidor’).

Además de los diarios realizados por ‘Vicentillo’, durante las negociaciones para colaborar con el gobierno norteamericano, que hasta ahora eran secretos.

Y que contienen su historia y la historia de una de las organizaciones de tráfico de estupefacientes más grandes del planeta.

Gobierno de EU va por Carlos Salinas de Gortari y no por Calderón, en juicio contra García Luna: periodista

Si las autoridades de Estados Unidos buscan atrapar a un “pez gordo” a través del juicio a Genaro García Luna, ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública durante la administración de Felipe Calderón, ese no sería el ex presidente de extracción panista, sino Carlos Salinas de Gortari.

En entrevista durante el programa “Los Periodistas”, conducido por Álvaro Delgado y Alejandro Páez Varela en La Octava, la autora de Los señores del narco y El traidor aseveró que, si en el juicio en contra del exsecretario de Seguridad que se llevará a cabo en Nueva York quieren dar con un “pez gordo”, éste podría ser Salinas de Gortari.

"García Luna visitaba la residencia de Salinas de Gortari, antes de que terminara el sexenio de Felipe Calderón. Y ahí estamos hablando ya de otros niveles de corrupción; de cosas mucho más importantes", dijo Hernández.

La periodista Anabel Hernández también recordó que, en 2010, ella ya había asegurado, con base en sus fuentes, que García Luna trabajaba para el Cártel de Sinaloa, asociación por la cual Estados Unidos lo detuvo. Asimismo, aseveró que muchos políticos importantes “sienten el agua en el cuello” y han buscado asesoría legal, pues temen que sus nombres salgan a relucir en el juicio del exfuncionario.

"No se puede entender la protección a Joaquín Guzmán Loera [El Chapo] o a Ismael Zambada [El Mayo], a El Vicentillo, sin la protección a García Luna. Ésa es la llave secreta del proceso judicial que se está llevando a cabo en Nueva York contra García Luna. Una cosa está directamente coligada con la otra. Proteger a Genaro era proteger al cártel [de Sinaloa]”, añadió Hernández.

Personajes “de buen nivel”, muy nerviosos con juicio a García Luna

Al respecto, señaló que la investigación contra García Luna empezó al menos desde 2014 y tomó mayor impulso cuando Iván Reyes Arzate, ex colaborador de García Luna y antiguo comandante de la Policía Federal, fue detenido en Texas y comenzó a dar información relacionada con los sobornos que el ex Secretario de Seguridad Pública recibía por parte de los cárteles de la droga.

La también escritora dijo que desde la detención de García Luna hay varios personajes “de buen nivel” que se sienten en peligro con lo que pueda decir el otrora “super policía” a las autoridades de EU y por eso ya están recibiendo asesorías de abogados.

Asimismo, Hernández aseguró que Felipe Calderón era muy consciente de que su mano derecha en la estrategia contra el crimen organizado causaba muchas dudas entre autoridades de seguridad de Estados Unidos.

Sobre ello, recordó que según unas fuentes, un ex funcionario de seguridad de México acusaba a García Luna de ocultar videos sobre el atentado contra integrantes de la CIA, ocurrido en noviembre de 2012, en Tres Marías, Morelos.

Con información de Radio Fórmula