Pero no se puede decir... Que es lo último que se "pierde". Sin ella no tiene caso vivir o seguir adelante, sin embargo, cuando soplan vientos negros no queda de otra que enfrentarlos, porque al mal tiempo buena cara, tomando al toro por los cuernos, haciendo de tripas corazón, y crecernos al castigo, sin voltear para atrás, sino siempre adelante con la ilusión de que todo va a cambiar, puesto que no hay mal que dure cien años, y tomar en cuenta que la esperanza es lo "último" que muere.