Archivo
Pocos se imaginan que en 2001 fue invitado para trabajar con DC Comics, la compañía rival de Marvel

No podría entenderse Marvel sin Stan Lee. No sólo fue el creador de personajes icónicos como Spider-Man, Hulk y Iron Man, sino puso su sello en cada universo no sólo en cómics, sino en la cinematografía y otras disciplinas.

Pocos se imaginan que en 2001 fue invitado para trabajar con DC Comics, la compañía rival de Marvel.

"Just Imagine..." fue una rareza de Lee en la que reinventó a los personajes más emblemáticos como Super Man, Batman, Mujer Maravilla, Linterna Verde, Aquamán y Flash.

En la historieta, realizada por John Buscema, Joe Kubert y Jim Lee, Stan reescribió un universo nuevo, añadiendo elementos que se consideraron adelantados a su época. Como una versión afroamericana de Batman y una Mujer Maravilla de origen Inca.

En este universo, Wayne Williams es una versión afroamericana de Bruce Wayne, fanático de la nueva tecnología, usa gafas de visión nocturna y una capa especial para volar. Lo culpan por un crimen que no cometió por lo que busca venganza. 

La Mujer Maravilla de Stan Lee no viene de las amazonas, sino que es una activista que busca evitar las excavaciones de las ruinas en donde alguna vez estuvo la civilización Inca.

Al morir su padre, esta mujer encuentra un bastón que le brinda poderes del Dios del Sol. Ella busca también venganza, por lo que parte a Estados Unidos en donde se haya el villano que mató a su padre.

El Super Man de Lee es rubio y se llama Salden. Cuenta con poderes similares a los de la versión original, pero en ésta se ayuda de un artefacto para volar. No fue abandonado al acabar Krypton, su planeta, sino que era un policía de ahí, algo débil para los estándares.

Al intentar atrapar a un criminal experto en la teletransportación, ambos son enviados a la tierra. En este planeta busca también la justicia, sin olvidar el modo de regresar a casa algún día.

Otro de los personajes destacados que reinventó Stan Lee fue Flash.

En este universo llega en una versión femenina, Mary Maxwell. Es una joven universitaria que sueña con ser como uno de sus ídolos de cómics. Ella está enferma, sufre de una condición que le resta energías y posiblemente la lleve a la muerte.

Su padre, un científico, es asesinado, pero antes de fallecer inyecta a su hija una sustancia que contiene ADN de colibrí. Eso la cura y le da poderes que la hacen más veloz.

Para algunos críticos, la magia en la reinvención que hizo Lee de los personajes, haciéndolos todavía más cercanos a la gente, es la clave que lo mantuvo vigente y por la que Marvel ha destacado con el gran público.

Con su muerte, DC publicó un tuit en el que le agradece su aportación en el arte de los cómics. "Cambió la forma en que vemos a los héroes, y los cómics modernos siempre llevarán su marca indeleble".

En agosto pasado, la cinta de DC Teen Titans Go! to the Movies contó con la participación del realizador, cuya animación hace mofa de las apariciones que ha tenido en muchas películas.