Especial
El impacto de la actividad humana en la naturaleza está llegando a niveles preocupantes

CDMX.- El impacto de la actividad humana en la naturaleza está llegando a niveles preocupantes. En 2017, seis destacados científicos y diplomáticos, entre ellos la exjefe de clima de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Christiana Figueres, y el físico y climatólogo Stefan Rahmstorf publicaron una carta en la cual advertían que el mundo tiene aproximadamente hasta el 2020 antes de que se produzcan los peores efectos del cambio climático.

En ese panorama uno de los grandes retos a enfrentar son los desechos. De acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), en México cada año se generan alrededor de 77 millones de toneladas de basura. Ello equivale a un promedio 300 kilos de desechos por persona, de los cuales solo 11% se recicla. En ese universo de contaminación ¿qué papel juega la tecnología?

Se calcula que a nivel mundial se generan alrededor de 40 millones de toneladas de residuos electrónicos cada año. México no es ajeno a dicha situación. De acuerdo con el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), en nuestro país se generan alrededor de 358 mil toneladas de desechos de este tipo.

Por otra parte, una investigación llevada a cabo en la Escuela de Ingeniería y Tecnología de la Universidad McMaster, en Canadá, dio a conocer que en 2007 la industria tecnológica representaba el 1% de la huella de carbono global, cifra que se triplicó una década más tarde. Si la tendencia sigue, los centros de datos y los smartphones serán las tecnologías más contaminantes en el año 2040.

Y es que para poder gozar de los beneficios de la tecnología se requiere de redes de telecomunicaciones que consumen enormes cantidades de energía, misma que (aunque cada vez se implementan procesos más ecológicos) se genera a través del uso de combustibles fósiles.

AFECTA NAVEGAR EN INTERNET

El profesor Lotfi Belkhir, responsable de la investigación al lado de otros científicos de la citada universidad canadiense, advierte que las emisiones de carbono por el uso y la producción de los dispositivos tecnológicos puede alcanzar hasta 14% de las emisiones globales de carbono en 2040 lo que equivale a la mitad del impacto que representa el transporte a nivel global.

Sobre el tema, Greenpeace afirma que actualmente las empresas de tecnología representan el 2% de todas las emisiones globales de carbono, cifra cercana al sector de la aviación. Esto quiere decir que cada vez que todos en el mundo realizamos tareas como navegar en internet o ver una película a través de streaming consumimos el equivalente energético a lo que gastan todas las aeronaves del mundo.

Volviendo a la investigación realizada en la universidad canadiense, esta asegura que, dado que se necesita de mucha energía para su fabricación, además del uso de minerales escasos y con costosos procesos de extracción como el oro y el tungsteno, los dispositivos que resultan más dañinos al ambiente son los celulares. Una de las razones de lo anterior es que los usuarios suelen cambiar de modelo en un periodo corto de tiempo, (en el caso de México, en promedio cada dos años). En ese sentido Belkhir alerta que en 2020 el consumo energético que necesitarán los smartphones será mayor que el de las PCs.

PROBLEMA, EL CONSTANTE REEMPLAZO

Además del constante reemplazo, otro problema que se tiene que enfrentar en México es que no existe una cultura para el correcto desecho de los celulares. El INECC estima que, del total de residuos electrónicos, entre los que se encuentran los teléfonos móviles, se recicla solo el 10% de manera formal, mientras que un 40% se almacena en casas y bodegas.

El verdadero desafío es que la mitad de los desechos electrónicos del país termina en estaciones de transferencia o en manos de recicladores informales (chatarreros), rellenos sanitarios o tiraderos no controlados, lo que provoca que los compuestos peligrosos y contaminantes, entre otros procesos negativos, se filtren a la tierra afectando los mantos acuíferos.

De acuerdo con las normas vigentes, en la Ciudad de México la basura tiene que ser separada por categorías de orgánica e inorgánica (reciclables y no reciclables), y en materiales de manejo especial, en esta última se ubican los electrodomésticos, equipo de informática y de telecomunicaciones, pilas, entre otros.

La relevancia de separar los desechos electrónicos es que muchas de sus partes son reutilizables o reciclables y siguen teniendo un valor comercial como materia prima para elaborar nuevos productos.

ACCIONES QUE AYUDAN

En ese escenario, algunas de las acciones que podrían ayudar a disminuir las grandes cantidades que se producen anualmente de restos tecnológicos son: reciclar los equipos o donar los aparatos que aún sirven, por ejemplo, a familiares, amigos o asociaciones especializadas en alfabetización digital.

Si los electrónicos se entregan en lugares especializados, por ejemplo a través de programas como el Reciclatrón que se realiza en distintos puntos de la Ciudad de México, los componentes se separan por tipo de residuos, se desarman y se envían a diversas empresas para su reciclaje.

Ser consciente de estos temas contribuye a tomar buenas decisiones y, sobre todo, acciones que ayuden a aminorar el fuerte impacto de la tecnología en el medio ambiente. Para que pongas manos a la obra y comiences a cuidar el entorno, te proponemos algunos dispositivos y una plataforma que te ayudarán a medir y reducir tu huella de carbono.

¿Qué están haciendo las tecnológicas?

Google

Ha sido neutral en emisiones de carbono durante más de una década y en 2017 compró suficiente energía renovable para cubrir el total de sus operaciones a nivel mundial. Además, afirman que sus centros de datos utilizan 50% menos energía que uno típico. Por último, comparten sus desarrollos “verdes” con el resto del mundo.

Facebook

Se comprometió a reducir en un 75% sus emisiones de gases de efecto invernadero y a cubrir el 100% de su demanda eléctrica con energías renovables para finales del 2020, esto mediante la adquisición de sistemas solares y eólicos que abastecerán de electricidad todas sus instalaciones, incluyendo sus servidores.

Microsoft

Han operado con “carbono neutral” en todo el mundo desde 2012 y tienen iniciativas para reducir sus emisiones globales y su consumo de agua. Además, cada año reciclan casi 10 millones de kilogramos de basura electrónica. La compañía se comprmetió a obtener el 60% de su energía de fuentes renovables en la próxima década.

Samsung

Ha reducido sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 57%. Además ha implementado tecnología para que sus electrodomésticos disminuyan el consumo de energía automáticamente. También anunció que, a partir de este año, comenzaron a cambiar sus embalajes por formatos más respetuosos con el ambiente.

Dell

Bajo el programa Planet, un grupo de empleados dedican tiempo y esfuerzo a impulsar e implementar actividades que tengan un impacto positivo en el ambiente. Asimismo, Ocean Plastics es la primera cadena de suministro global de plásticos recuperados del océano que son utilizados en un nuevo sistema de envasado.

Apple

Desde 2018 todas sus instalaciones son alimentadas con energía 100% renovable. Además, el pasado mes de abril duplicó el número de proveedores que se comprometieron a operar su producción con energía limpia. Asimismo afirma que las estructuras de las MacBook Air y Mac mini se fabrican con aluminio 100% reciclado

PEQUEÑAS ACCIONES

Pedal Power Phone Charger

Conecta este dispositivo a tu bicicleta y convierte tu pedaleo en energía para cargar tus dispositivos móviles. El sistema te permite generar tu propia energía a través de un dinamo que capta el movimiento de las ruedas de una manera controlada para que no dañes tus equipos.

- Dónde: Amazon

Pilas de litio recargables

Para que no tengas que estar comprando y desechando baterías, que son altamente contaminantes, estas pilas AA y AAA se pueden recargar conectándolas a tu computadora a través de su conexión USB. Según la empresa tienen una vida útil de mil cargas.

- Dónde: Amazon

Philips Hue

Para que las luces en el hogar o la oficina se prendan solo cuando se necesitan, este sensor de movimiento es de gran ayuda. Su instalación es simple y puede colocarse en cualquier espacio ya que funciona con baterías y es completamente inalámbrico. Una vez activado, simplemente muévete para activar la iluminación.

- Dónde: Best Buy

Water Pebble

Uno de los espacios donde más agua se desperdicia es en la regadera. Para que no te pases horas cantando en la ducha, este dispositivo es como un semáforo: si la cantidad de agua que utilizas es moderada, la luz es verde, si te empiezas a exceder cambia a amarillo y cuando has gastado de más el color rojo se enciende.

- Dónde: Amazon

USB de cartón

Guarda tu información en un empaque más ecológico con estos modelos de USB que, por estar elaborados con cartón, representan una alternativa más verde y fácil de reciclar. Se pueden encontrar en distintas formas y capacidades de almacenamiento y podrás personalizarlos a tu gusto para darles un toque único.

- Dónde: Mercado Libre