Te quedan artículos gratis este mes, para seguir leyendo...
Regístrate | Login

Madres solteras se refugian en el cristal y enrolan a sus hijos: Pronnif Acuña

Coahuila
/ 20 octubre 2021

En Acuña el índice de jóvenes que utilizan el cristal es muy alto, ahora madres solteras se han “refugiado” en esa droga

ACUÑA, COAH.- La adicción al cristal ha alcanzado a madres solteras, y muchas de ellas se enrolan con sus propios hijos, lo que además del grave problema de la drogadicción, se llega a generar un alto grado de violencia intrafamiliar.

La procuradora de la familia en el DIF municipal, Nancy Liliana Cazares Carrillo, refirió que, si de por sí en Acuña el índice de jóvenes que utilizan el cristal es muy alto, ahora madres solteras se han “refugiado” en esa droga.

Dijo que la soledad sentimental, la falta de dinero, los propios problemas que tienen que sortear con sus adolescentes cotidianamente y la falta de una red de apoyo, son los principales factores que provocan que madres solteras empiecen a consumir cristal, argumentando también que lo requieren para aguantar sus largas jornadas de trabajo en la maquiladora.

“Desgraciadamente tenemos un número alto de madres de familia adictas al consumo del cristal; además de que es una droga que afecta a toda la familia, es muy fácil de adquirir, ya que su precio es bajo en relación con otras drogas y muy rápido se genera la adicción; bastan unas semanas”, subrayó.

FAMILIA COMPLETA

Mencionó que recientemente se canalizó al Centro de Atención Primaria en Adicciones (CAPA), a toda una familia de cinco integrantes; una madre soltera, dos gemelos y otros dos hijos, quienes todos tienen el problema de adicción.

“Lamentablemente en Acuña no se cuenta con un centro en donde se puedan internar a los adictos y es mucho el problema y cada vez más madres solteras usan las metanfetaminas para drogarse junto con sus hijos, con una prevalente violencia intrafamiliar, en donde todos están en riesgo”, apuntó.

EFECTO DEMOLEDOR

Los principales efectos son la sensación de energía y euforia, con disminución de la necesidad de dormir y comer. Provoca una tolerancia significativa y dependencia psicológica. El deseo por el consumo de la sustancia es muy intenso y puede dar lugar a síntomas de depresión severa que llegan a conducir al suicidio.

Cuando una persona deja de consumirla, los síntomas de abstinencia pueden incluir ansiedad, fatiga, depresión profunda, psicosis y fuertes deseos de consumir la droga.

Quien sobrevive la primera etapa, sufre consecuencias más graves, ya que el cerebro se hace más pequeño, lo que conlleva a la falta de memoria, problemas en los riñones, pulmones y en el hígado, incrementándose la posibilidad de un infarto o derrame cerebral.

Madres solteras se enrolan con sus propios hijos
COMPARTE ESTA NOTICIA

Newsletter

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie