Te quedan artículos para leer en este mes. El registro es gratis.
Regístrate | Login

‘Nunca, nunca, nunca habían prohibido la misa dominical’

Coahuila
/ 14 abril 2022

El sacerdote Robert Coogan, capellán de la Pastoral Penitenciaria de la Diócesis de Saltillo, denunció que de un tiempo a la fecha las autoridades del penal varonil en esta ciudad le han negado la entrada a la prisión para llevar el evangelio a las personas privadas de la libertad.

Dijo que de algunos meses a la fecha se ha prohibido, sin argumento, su ingreso a la cárcel para celebrar la misa dominical.

“El Cereso Varonil ha sido muy agresivo en mi contra limitando las horas en que puedo entrar... Nunca, nunca, nunca habían prohibido la misa dominical, siempre habíamos tenido, por más de 50 años, la misa dominical... El director (Jesús Francisco Estrada Picena) ha sido muy agresivo con nosotros limitando el acceso y luego en medio de la misa se introducen para apresurarnos a terminarla”, acusó.

Subrayó que afortunadamente las autoridades penitenciarias permitieron la misa del Domingo de Ramos pero con otro sacerdote, “conmigo no, simplemente no quieren que yo entre, no me dejan entrar por nada”, reiteró.

Y reveló que desde pasadas administraciones del penal la Pastoral Penitenciaria ha sido objeto de despojos por parte de las autoridades, tales como el salón que era usado para estudio bíblico y catequesis y que fue construido con recursos de esta organización religiosa.

“Es de nosotros, construimos el salón y nos han quitado el uso“.

Toda vez que el mobiliario del recinto, cinco mesas y 30 sillas, fue robado.

Coogan, quien por más de 20 años ha visitado a los presos y presas de los distintos penales la entidad para llevar un mensaje de consuelo y esperanza, señaló que la pastoral descubrió también cómo los encargados del penal de Saltillo utilizaron, sin permiso alguno, el equipo de sonido de la capilla y lo asignaron a uno de los grupos musicales del cereso que lo dejó inservible.

“Lo quemaron, ya no funciona, ya no tenemos sistema de sonido”.

Además que se han extraviado varios objetos de valor como un incensario de bronce que era usado durante las celebraciones litúrgicas.

‘YA NO ESTÁ, QUIÉN SABE QUÉ PASÓ’

Lamentó que desde hace tiempo las políticas de las autoridades del centro penitenciario hacia su persona se han tornado agresivas, situación que atribuyó a unas declaraciones vertidas por él en el suplemento Semanario de VANGUARDIA y en las que acusa al gobierno de Coahuila de violar los derechos humanos de las personas privadas de su libertad en este penal.

“Desde ese momento se enojaron porque fue descubierto que no estaban cumpliendo con su deber”.

Entre los señalamientos hechos por Robert Coogan en este reportaje está la falta de medicamentos y otros insumos esenciales para los reos que, según tratados internacionales de los que México es firmante, deben proporcionarse de manera gratuita.

“Es preocupante que el gobierno no está asumiendo su responsabilidad de ofrecer medicamentos a los internos”.

Durante esta entrevista el padre recordó que a escasos días de aparecido el reportaje un reo murió por complicaciones de diabetes a falta de medicinas.

Cuestionado sobre si se acogería al Mecanismo Federal de Protección a Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas el sacerdote Robert Coogan manifestó que sería muy triste pensar que en el estado de Coahuila hay necesidad de protegerse del gobierno.

“¿Verdad?, ¿qué tipo de gobierno tenemos si necesitamos protegernos del propio gobierno que está para defendernos?”.

Informó que su única preocupación es que se les nieguen atención religiosa a los internos del penal varonil.

“Claro que si veo que están haciendo cosas que ponen en peligro a la población (penitenciaria) tengo que decir algo. No temo que entrara otro sacerdote, nuestros sacerdotes son excelentes todos y otro sacerdote puede celebrar allá adentro, pero que dejen que haya atención religiosa”.

RECONOCE LABOR DE GOBIERNO

Sin embargo, agregó que es importante reconocer la estrategia del gobierno de Coahuila en materia de seguridad y que ha permitido terminar con el autogobierno y la venta de droga en el cereso varonil de Saltillo, logro que se debe al ex director Miguel Ángel Rosales Saucedo, en tiempos del gobernador Rubén Moreira.

“Eso es decir mucho, Lo positivo, lo bueno es que se ha mantenido el lugar libre de droga desde aquel entonces. Es importante reconocerlo porque en otros lugares existen estos problemas”.

HAY QUEJAS DE MALTRATO

Con relación al caso del taxista Gerardo “N”, quien presuntamente murió a causa de una golpiza que le propinaron dentro del penal, el capellán de la Pastoral Penitenciaria afirmó que desde hace años prevalecen las quejas de maltrato físico hacia los internos por parte de las autoridades.

“Con el director actual, (Jesús Francisco Estrada Picena), y el anterior Nájera y especialmente en tiempos de Israel Frías han sido muchas quejas de maltrato”.

Afirmó que son los propios internos quienes le han referido esta situación, pero que temen denunciar a Derechos Humanos por miedo a represalias.

COMPARTE ESTA NOTICIA

Newsletter Vanguardia

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie

Anuncio
Anuncio
Anuncio