Los contagios se generan en reuniones sociales

Politicón
/ 1 febrero 2021

Se debe insistir en que por mucho cansancio que ya nos provoque la prolongada crisis sanitaria, es de mayor importancia reducir la movilidad personal y disminuir lo más posible –suprimir sería lo ideal– las reuniones sociales

De acuerdo con datos del Gobierno de Coahuila, dos terceras partes de los contagios del coronavirus SARS-CoV-2 registrados en Coahuila habrían ocurrido en una reunión social o familiar y una porción más pequeña en los centros de trabajo o en un restaurante.

La cifra se ha obtenido a partir de más de 50 mil entrevistas realizadas a las personas contagiadas en la entidad, afirmó Luis Gurza Jaidar, coordinador general de las mesas operativas de los subcomités técnicos regionales COVID.

“Si tú captas toda esa información de los más de 50 mil entrevistados que se han dado en el estado, pues la mayoría de ellos no son en los centros de trabajo, la mayoría de ellos no son en los restaurantes… La mayoría de ellos son en la boda clandestina, en la reunión de amigos, en ese tipo de actividades que en los subcomités se han determinado como un riesgo latente”, ha dicho el funcionario.

La conclusión obvia a la que se llegaría a partir de esta estadística es que si las reuniones sociales se eliminan, entonces el número de contagios en nuestra entidad disminuiría de forma sensible y, por ende, las consecuencias de ello, sobre todo las de carácter trágico.

Vale la pena, sin embargo, puntualizar que el simple hecho de reunirse con otras personas no produce el contagio, sino el que no se observen las medidas sanitarias recomendadas: usar siempre un cubrebocas, mantener la distancia social y evitar el contacto físico.

Lo mejor, por supuesto, es no participar de eventos masivos, pero también es preciso decir que no todas las reuniones deben ser “satanizadas”. Si se trata de un grupo pequeño (menos de 10 personas) y se respetan en todo momento las medidas de prevención, existe un razonable margen de seguridad.

Por otra parte es necesario decir también que la estadística expuesta por Gurza Jaidar constituye una hipótesis que no puede considerarse precisa porque el proceso de rastreo de los casos en México –y en Coahuila– ha sido muy pobre y por ello no puede asegurarse que los datos expuestos demuestran que los contagios se registran mayoritariamente en los espacios de socialización entre familiares y amigos.

Se debe insistir, desde luego, en que por mucho cansancio que ya nos provoque la prolongada crisis sanitaria, es de la mayor importancia –y más en estos momentos– reducir la movilidad personal y disminuir lo más posible –suprimir sería lo ideal– las reuniones sociales.

Pero por encima de eso es necesario insistir en la observación de las medidas preventivas y desplegar esfuerzos tendientes a que todo mundo reciba en forma permanente información precisa sobre el tema, además de que se refuerce el uso de cubrebocas y productos de limpieza en todo momento.

Porque al final de lo que se trata no es de “explicar” por qué se dieron los contagios del pasado, sino de aprender de la información dura que tengamos para evitar los contagios de hoy y de mañana pero, sobre todo, detener el crecimiento del saldo trágico que la pandemia nos está dejando.