Te quedan artículos para leer en este mes. El registro es gratis.
Regístrate | Login

‘Halloween’: Hola, Michael, viejo amigo

Show
/ 27 octubre 2018

Digno homenaje, sólido terror y trabajo bien hecho, esta película es entretenida tanto para nuevas generaciones como para fans de antaño

Calificación: 8.8 de 10

Los asesinos seriales en la pantalla grande han muerto. O sino lo hicieron, porque sabemos que es imposible matarlos, al menos se volvieron menos populares. Hubo alguna época en la que el “slasher” fue el subgénero de terror por excelencia, tiempos ya lejanos. Pero si se creía que una trama de este tipo ya no se podía llevar al cine con dignidad, estábamos equivocados. Michael Myers regresa para perpetrar una horrenda masacre en los suburbios estadounidenses y lo hace con estilo, cuidado y un respeto absoluto que nos demuestra que casi cualquier cosa se puede contar si se cuenta bien. Es, por mucho, la mejor secuela de esta franquicia que ya se creía desaparecida, entregando terror sólido que, aunque no es extraordinario, saca mucho provecho de sus elementos. Sirve tanto para entretener a nuevas generaciones, además de ser un hermoso regalo para fanáticos del horror de antaño.

Publicidad

La historia se ubica, como esta película, 40 años después de los eventos de la primera cinta de 1978, dirigida por John Carpenter, y es una continuación directa. Es decir, nada de las seis secuelas previas se toma en cuenta. Nada ocurrió, en cuatro décadas Michael Myers no volvió a matar y estuvo encerrado en un hospital psiquiátrico, mientras que Laurie Strode (Jamie Lee Curtis) no es su hermana, pero quedó traumada por los eventos de su juventud y dedicó toda su vida no sólo a prepararse para un posible nuevo ataque asesino, sino deseando que su némesis saliera del encierro para poder matarlo de una vez por todas. Sedienta de venganza, de paso afectó a su hija Karen (Judy Greer), cuya custodia le fue retirada hace años y ahora de adulta llevan una relación complicada. Así las circunstancias, se debe tener cuidado con lo que se desea, porque Michael escapa y ambas partes vuelven a encontrarse, dejando un camino de sangre en su trayecto.

$!‘Halloween’: Hola, Michael, viejo amigo

Han pasado nueve años desde la última cinta de “Halloween”, que fue la segunda parte del remake de Rob Zombie. La última vez que vimos a Jamie Lee Curtis en esta franquicia fue hace 16 años, en “Halloween: Resurrection” (2002), que era la continuación del regreso de la actriz, a 20 años de la original, en “H20” (1998). 

La primera parte (debut en la pantalla de la mencionada intérprete) es un clásico insuperable, como “Psycho” (1960) o “The Exorcist” (1973), de esas que cambian la historia del género. Y aunque puedan tener sus secuelas decentes, vivirán siempre a la sombra. La nueva “Halloween” es dirigida por David Gordon Green, quien ha hecho algunos dramas y muchas comedias, siendo en ambos ámbitos un director bastante sólido. Y esa misma solidez la transmite aquí, se nota, de entrada, que este es un trabajo que se pensó mucho, que buscó la mejor manera posible de ser una secuela digna, hecha con calidad, respeto y seriedad.

Publicidad

La gran cuestión es ya un lugar común en el horror: ¿qué cosas nuevas puedes contar? Todo en el terror es un cliché y las cintas “slasher” no son la excepción. Asesino enmascarado con arma punzocortante persigue a adolescentes calenturientos, era la trama favorita de los 80, ejecutada hasta el cansancio por los Freddy Krueger, los Jason Voorhees y, por supuesto, los Michael Myers. Si este tipo de películas tuvo un renacimiento a finales de los 90, fue gracias a “Scream” (1996) de Wes Craven, precisamente porque se burló de los clichés y los utilizó a su favor. 

Es decir, el subgénero fue tan explotado que pareciera que ahora sólo funcionaría si se le da algún giro ingenioso. Pero la nueva “Halloween” no va por ahí, es una película “slasher” hecha y derecha, seria, con tintes de comedia bien distribuidos, pero sin afán de cambiar lo que ya conocemos.

El propio personaje de Laurie lo dice al principio, cuando unos reporteros quieren entrevistarla por la masacre del 78: ya no hay nada nuevo que contar, él es un asesino desalmado, yo quedé traumada, eso es todo, no le busquen más. Es así de simple y uno de los principales méritos de la original: es la historia de un asesino a sangre fría bien contada. Ese es el camino que sigue esta secuela. En este contexto me pregunté: ¿por qué funciona tan bien y si acaso hubiera sido tan buena en los 80, en la época dorada? Llegué a la conclusión de que la historia de Laurie le da un peso enorme. No sólo es una perfecta y muy comprensible evolución de su personaje, sino que es un buen elemento que ayuda a todo lo demás.

Publicidad

Claro, en cuanto a muerte y acción se hace un buen trabajo. Hay mucha sangre, las muertes son ingeniosas, el suspenso es bueno y además está bien filmada. Pero el plus se lo da la historia, la cual no se pudo contar de la misma manera en los 80, puesto que habrían tenido que contratar a otra actriz mayor. A 40 años, se vuelve significativo por ser Jamie Lee y me atrevería a decir que este es uno de los mejores papeles de su carrera. Repito, entonces: el cuidado se nota y se siente.

En cuanto a puntos débiles creo que se encuentran sobre todo en el arranque y la conclusión. Como dije, es imposible hacer historia como ocurrió hace 40 años. Pero, en resumidas cuentas, es un buen filme: el público nuevo no tendrá que pensar en un montón de secuelas no muy buenas y los amantes del género disfrutarán de un homenaje bien hecho. 

 

Publicidad

El dato

Director: David Gordon Green.
Elenco: Jamie Lee Curtis, Judy Greer, Andi Matichak, Will Patton, Virginia Gardner, Nick Castle, Haluk Bilginer, Jefferson Hall.
Género: Terror / Slasher
Clasificación: B15
Duración: 106 minutos
 

COMPARTE ESTA NOTICIA
TEMAS
Síguenos en

Newsletter Vanguardia

Suscríbete y recibe las noticias del día antes que nadie

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Sugerencias del editor