Archivo
Si eres un padre tratando de hacer el mejor trabajo posible en la crianza de tus hijos, asegúrate de no cometer estos diez errores, que sin duda alguna afectarían el desarrollo saludable de tus hijos.

Padres y madres son los seres que potencialmente más influencia tienen en la vida y el futuro de los niños. Es claro que todos intentamos ser el mejor ejemplo en la crianza de nuestros hijos, pero como seres humanos imperfectos siempre cometemos errores.

A pesar de los cambios sociales y la gran cantidad de mujeres que ahora trabajan fuera del hogar, es prudente decir que la mayoría de las familias todavía deciden organizarse con el padre siendo el principal proveedor económico. Las madres suelen tener un rol más activo en la vida de los hijos y los padres se encuentran con una serie de complicaciones y tendencias por su rol en el núcleo familiar, que suelen limitar el tiempo que pasan con sus hijos.

Si eres un padre tratando de hacer el mejor trabajo posible con la crianza de tus hijos, asegúrate de no cometer estos diez errores, que sin duda alguna afectan y afectarían el desarrollo saludable de tus vástagos:

1. Poner por delante el trabajo
Si somos realistas, entendemos que el trabajo es indispensable para proveer las necesidades en este mundo. Pero debes encontrar el equilibrio necesario para que puedas rendir tanto en tu profesión como en tu deber de padre.

2. No dedicar tiempo de juego con tus hijos
¡Por favor!, no permitas que las aflicciones de la vida diaria interfieran con el deseo de compartir juegos con tus hijos. Ellos necesitan ver tu niño interior y experimentar momentos alegres contigo. Resuelve dedicar 10 minutos de tiempo ininterrumpido con cada uno de tus hijos; aún si es un tiempo corto, para ellos será eternamente valioso.

3. No lavar ni un traste ni barrer nunca
Si eres de los hombres que dejan todo el trabajo de casa para la esposa, debes cambiar esta actitud inmediatamente. Con ésto no les estás enseñando a tus hijos autosuficiencia y estás siendo injusto con tu mujer. Es tu deber enseñarle a tus hijos e hijas que el hogar es responsabilidad de todos los miembros de la familia.

4. Criticar a su madre
Nunca critiques a la mamá de tus hijos, no importa si es tu esposa o están separados. Ten cuidado de las palabras que usas, ya que la manera en que te expreses sobre su madre va a influenciar –y a veces no de buen modo– el concepto que tus hijos tendrán sobre las mujeres en su vida adulta.

5. No estar de acuerdo con su madre en la manera de disciplinar
Si tienes un desacuerdo con tu esposa sobre la crianza de los hijos, resuélvanlo a puerta cerrada. Nunca lleves la contraria a tu esposa delante de los niños sobre temas de educación. Los dos representan la autoridad en el hogar y deben trabajar como un equipo.

6. Exigir demasiado de los hijos
Los hombres por naturaleza pueden ser muy competitivos. Por esta razón algunos padres suelen presionar a sus hijos para sobresalir en muchos aspectos, lo que algunas veces causa extremada presión y estrés en los pequeños.

7. Querer que aprendan lo que no miran en tu ejemplo
Por más de que desees que tus hijos sean felices, ciertamente no lo serán si tú no estás feliz con tu vida. Toma tu tiempo, aun cuando sientas que no lo tienes, créalo, y toma acciones para edificar tu propia felicidad. Ellos seguirán tu ejemplo.

8. Demandar respeto
Algunos padres utilizan un carácter duro para demostrar autoridad y demandar respeto. Deja que tu hijo desarrolle respeto hacia ti por tu comportamiento, demandarlo solo puede hacer que tu hijo te tenga miedo y no respeto.

En este camino de la paternidad como en muchos otros ámbitos de la vida, se aprende a prueba y error. Cuida de que en cada tropiezo haya también aprendizaje y nunca pierdas de vista que eres el modelo a seguir de tus hijos.