El Presidente recordó la entrega de contratos a Pemex y la CFE, además que se dejó de invertir en la producción de petróleo en los gobiernos de Calderón y Peña Nieto

El Presidente Andrés Manuel López Obrador acusó esta mañana a “los gobiernos neoliberales”, y a las empresas nacionales y extranjeras de haber acordado el desmantelamiento de Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), y que los mexicanos consumidores no se beneficiaron. Esto, en respuesta a las críticas del sector privado por el decreto que termina con su participación en energías limpias.

Luego de ser cuestionado por el tema durante su conferencia de prensa matutina en Palacio Nacional, el mandatario dijo que, además, hubo negocios sucios con las energías limpias.

“¿Cual es la inconformidad ahora? Pues se habían apoderado del sector energético, en particular de la industria petrolera y de la industria eléctrica y estaban conspirando para destruir a Pemex y a la Comisión Federal de Electricidad y hay constancia de lo que estoy diciendo, se entregaron contratos en el caso de Pemex, se dejó de invertir para que se dejara de producir petróleo”, aseguró.

López Obrador recordó que se entregaron estos contratos a particulares con la llamada Reforma Energética, “y según esos contratos, y así dijeron, engañando a todo el pueblo, iban a significar más producción petrolera y más beneficios”.

“¿Cuáles beneficios se obtuvieron? Nada, bajó la producción, acabaron con la industria petroquímica, dejaron en ruinas las refinerías, se esmeraron en no construir una nueva refinería en 40 años, aumentaron lo que quisieron, el precio de las gasolinas”, afirmó.

Frente a los medios de comunicación, explicó que en el caso de la industria eléctrica también “entregaron el mercado a particulares, violando la Constitución al inicio en el Gobierno de Salinas, entregaron contratos a empresas particulares nacionales, pero fundamentalmente extranjeras”.

“Empresas que luego se llevaron a trabajar a altos funcionarios públicos, que les permitieron esas privatizaciones. Hasta un expresidente se fue de consejero de una empresa eléctrica española, Iberdrola, un expresidente de la República”, comentó el Jefe del Ejecutivo federal.

Asimismo, denunció que hubo “contratos ‘leoninos’ muy favorables a las empresas particulares tanto en la adquisición de gas como en la compra de la energía eléctrica, dejando de lado a la Comisión Federal de Electricidad con un plan de cerrar las plantas para dejar todo el mercado a las particulares, al grado de que llegaron a venderle a la CFE el 50 por ciento de toda la energía eléctrica que consumimos en el país”.

“¿En qué se beneficiaron los consumidores si subía y subía el precio de la luz? ¿Por qué entonces no protestaban los que ahora se inconforman? ¿Cómo va a salir adelante el país? ¿Cómo se va a impulsar en México su industria, sus actividades productivas si el precio de la luz es más caro que en otras partes del mundo? Es más cara la luz en México que en Estados Unidos”, sostuvo el Presidente.