Una recreación gráfica del proyecto de hotel sísmico. Foto: Margot Krasojevic Architects
Los proyectos de la arquitectura experimental con estética onírica, formas inusuales y extremas, construcciones que recuerdan a naves y criaturas extraterrestres y diseños que bordean el caos, ofrecen una visión impactante de los lugares donde viviremos y por donde nos desplazaremos en el futuro.

Los diseños arquitectónicos de Margot Krasojevic son bellos desde el punto de vista artístico y destacan por su gran impacto visual, pero "lo que no se ve" en ellos, como los nuevos materiales con propiedades especiales o las últimas tecnologías que respetan o aprovechan el medioambiente y los recursos naturales, son tan vanguardistas como su singular estética.

Sus imaginativos diseños combinan hélices, paralelogramos, antenas, aletas, cúpulas, hojas, flores, cuchillas y otras formas intricadas y erizadas, y cuentan con multitud de aristas, curvas, tubos, cintas y listones.

Sus proyectos a veces aprovechan su entorno, incorporando la nieve a su estructura para reforzarla y, en otras ocasiones, reaccionan ante el entorno, separándose en partes cuando tiembla la tierra para amortiguar los efectos del temblor.

Esta arquitecta experimental, diseñadora y psicóloga con oficinas en Londres, Beijing y Belgrado, ha estado diseñando estructuras increíbles durante toda su carrera, pero sus diseños con formas extravagantes son cada vez más edificables, y varios de ellos se encuentran en construcción, de acuerdo a la web especializada en arquitectura ‘ArchDaily’.

Una recreación gráfica del proyecto de cueva artificial. Foto: Margot Krasojevic Architects

Según esta arquitecta, nuestra forma de vivir está cambiando a un ritmo muy rápido  y también la cara del entorno edificado, por lo que la infraestructura, a gran escala, y la tecnología e ingeniería ambiental, hidráulica y marina, necesitan aliarse para adaptarse a los cambios y redefinir los espacios habitables y los edificios.

Algunos de los diseños conceptuales más recientes de Krasojevic permiten echar un vistazo a cómo imagina esta arquitecta las edificaciones del futuro y su visión resulta fascinante. He aquí algunos ejemplos.

CUEVA DE NIEVE ARTIFICIAL  COMO REFUGIO

Esta cabaña consiste en un gran marco o armazón, con techo en forma de cúpula y hecho de una malla de fibra de carbono, que sirve para acumular nieve en su estructura, e imita el entorno circundante contorneado por precipicios y paisajes vertiginosos.

“La malla de carbono, se integra en el paisaje nevado y crea una cueva de nieve artificial “alrededor, debajo y desde dentro” de la cual puede excavarse y acumularse la nieve en distintos puntos, para retener el calor, desviar el viento y proteger a sus ocupantes, permitiéndoles habitar la estructura en una forma similar a una cueva de nieve natural”, según Krasojevic.

Una recreación gráfica del proyecto de la estación de trolebuses piezoléctrica. Foto: Margot Krasojevic Architects

El marco de carbono atrapa aglomeraciones de nieve usándola como material aislante, y posibilitando "tallar" en dicha nieve habitaciones o nichos, para alojar a los ocupantes en su interior, así como conductos para ayudar a la circulación del aire.

“Esta estructura, diseñada para Parche (Nepal) es de la misma naturaleza que los refugios de emergencia que pueden ser excavadas durante las experiencias de senderismo en la montaña”, de acuerdo a esta arquitecta.

JARDINES QUE GENERAN CORRIENTE ELÉCTRICA

Los jardines piezoeléctricos de trolebuses son una propuesta para la ciudad de Belgrado, donde estos vehículos eléctricos son uno de los principales medios de transporte público.

Este proyecto prevé utilizar materiales piezoeléctricos que estarán incorporadas a una estructura arquitectónica, en forma de hélice, y al racimo suspendido de cables por donde circula la electricidad que mueve los motores y sistemas de los trolebuses.

Una recreación gráfica del proyecto de la pista de patinaje fotovoltaica. Foto: Margot Krasojevic Architects

Los denominados materiales piezoeléctricos generan energía eléctrica continua cuando son sometidos a una tensión mecánica o la vibración causada por los movimientos.

“En este proyecto, la electricidad será producida por el paso de los trolebuses al atravesar la estación y sus jardines, y por la lluvia que cae sobre el conjunto de cables suspendidos”, según la arquitecta experimental.

Añade que la corriente generada, después de ser transformada en corriente alterna, se utilizará para:  iluminar las calles, proporcionar conexión a Internet vía wifi, recargar teléfonos móviles y coches inteligentes y accionar los aspersores de riego de los jardines.

PISTA FOTOVOLTAICA DE PATINAJE SOBRE HIELO
 
La pista solar de patinaje sobre hielo proyectada por Krasojevic para un lago natural en la península de Kamchatka, Rusia, estará situada a gran altura en las montañas y rodeada de terreno volcánico. Su forma imitará la del agua congelada que se ha cristalizado en contacto con el viento.

Una recreación gráfica del proyecto de cueva artificial. Foto: Margot Krasojevic Architects

“Este lago está expuesto a la luz del día, con temperaturas invernales promedio de 6 a 7 grados centígrados bajo cero, lo que asegura que sus aguas permanezcan congeladas durante los meses de invierno”, explica.

“La pista de hielo utilizará células fotovoltaicas unidas a la cubierta de la estructura y turbinas geotérmicas (que generan electricidad movidas por el vapor producido por el calor natural del interior de la tierra) para producir corriente eléctrica”, añade.

Según esta arquitecta, esta electricidad se utilizará para congelar el lago durante el año o cuando sea necesario para los torneos de hockey sobre hielo, y hacer funcionar un cine que proyectará imágenes sobre las superficies de la pista de patinaje cubiertas de hielo y un pabellón balneario o 'spa' que también aprovechará el calor geotérmico.

Una recreación gráfica del proyecto de la estación de trolebuses piezoléctrica. Foto: Margot Krasojevic Architects

HOTEL QUE SE “ROMPE”  CON LOS TERREMOTOS

El diseño del ‘hotel sísmico dinámico’ ha sido concebido por Krasojevic para  contener y reducir la destrucción y las fatalidades de este edificio, que podría ocasionarle los terremotos que producidos en la región occidental de Italia, cerca de Nápoles.

El diseño de este edificio, construido con paneles de aluminio, vidrio y plástico, consta de tres elementos separados que se alejan el uno del otro cuando los primeros signos de temblores son registrados por los sismómetros del hotel.

“Estos tres bloques constructivos vecinos se alejan entre sí, deslizándose a lo largo de una serie de marcos o soportes sísmicos con forma de paralelogramo sobre el que descansan”, explica su diseñadora.

Una recreación gráfica del proyecto de hotel sísmico . Foto: Margot Krasojevic Architects

Los marcos de paralelogramo (cuadrículas de cojinetes de goma de aislamiento con juntas flexibles) actúan como amortiguadores sísmicos y pueden deformarse, desviarse o dislocarse para sobrellevar los temblores mientras absorben la energía cinética, (producida por el movimiento) de un terremoto.

El edificio proyectado se dislocará y se “romperá”, reduciendo el impacto de la destrucción y salvando vidas, ante señales de advertencia temprana que producen los terremotos, incluidas las reverberaciones de una serie bandeja de agua, situadas alrededor del edificio, según Krasojevic.

Una recreación gráfica del proyecto de la pista de patinaje fotovoltaica. Foto: Margot Krasojevic Architects

DESTACADOS:

-- La arquitecta experimental Margot Krasojevic  diseña estructuras con formas extravagantes que son cada vez más edificables y varios de ellos se encuentran en construcción, según la web especializada ‘ArchDaily’.

-- Los imaginativos diseños de Krasojevic, también psicóloga, combinan hélices, paralelogramos, antenas,  aletas, cúpulas, hojas, flores, cuchillas y otras formas intricadas y erizadas, y cuentan con multitud de aristas, curvas, tubos, cintas y listones.

-- La estación de trolebuses que genera electricidad con las vibraciones; el hotel cuyas estructuras que se separan cuando hay sismos; y la cueva artificial que atrapa la nieve usándola como aislante, son algunas de las ideas de esta arquitecta.

Por Ricardo Segura/EFE-Reportajes