Wanzhou Meng, directora de Finanzas de Huawei. / Foto: Huawei.com
Un portavoz del Departamento de Justicia canadiense dijo que es buscada para su extradición por Estados Unidos y que se ha fijado una audiencia para el próximo viernes.

Wanzhou Meng, directora de Finanzas (CFO, Chief Financial Officer), vicepresidenta de Huawei Technologies e hija del fundador de la compañía, Ren Zhengfei, fue arrestada en Vancouver, Canadá, y enfrenta una posible extradición a Estados Unidos, mientras que las autoridades estadounidenses investigan a la compañía por posibles violaciones de las sanciones a Irán.

El motivo en particular de la detención de Meng no estaba claro de inmediato.

Un portavoz del Departamento de Justicia de Canadá dijo este miércoles que Meng fue arrestada en Vancouver el 1 de diciembre.

"Ella es buscada para su extradición por Estados Unidos y se ha fijado una audiencia de fianza para el próximo viernes", dijo Ian McLeod, un portavoz del departamento, en un correo electrónico.

“Como hay una prohibición de publicación vigente, no podemos proporcionar más detalles en este momento. La prohibición fue solicitada por Meng ", señaló McLeod.

La detención fue reportada por primera vez por el periódico Globe and Mail de Canadá y se da en momentos en que Huawei enfrenta una investigación por parte del Departamento de Justicia de Estados Unidos por violar las sanciones contra Irán.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos no respondió de inmediato a una solicitud en busca de comentarios. Huawei tampoco respondió a las solicitudes. Una portavoz del primer ministro canadiense, Justin Trudeau, hizo preguntas al departamento.

A principios de este año, el Departamento de Justicia estadounidense comenzó a investigar a Huawei por violar potencialmente las sanciones que prohibían a la empresa china vender equipos a Irán.

En 2016, el Departamento de Comercio solicitó información sobre Huawei en el sentido de que posiblemente también envía tecnología de Estados Unidos a Siria y Corea del Norte.

Las sanciones a las ventas sobre Huawei y otras firmas surgieron después de las preocupaciones surgidas en 2016 de que las compañías tenían la capacidad de instalar puertas traseras en sus equipos que les permitían monitorear a los usuarios en Estados Unidos. Huawei ha negado esas acusaciones.