El pasado 8 de marzo, 584 presos fueron reubicados al Cefereso de Ramos Arizpe, Coahuila, por el decreto presidencial del cierre de las Islas Marías. Otras 14 personas fueron liberadas

Por más de 100 años, el archipiélago de las Islas Marías fue una Colonia Penal Federal, aunque ahora luce vacía, a la espera de convertirse en  un Centro Cultural, anunciado por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Este sábado, el complejo penitenciario fue abierto para que periodistas documentaran las condiciones en las que 652 personas se encontraban presas hasta el anuncio de que la colonia penitenciaria sería convertida en el Centro de Educación Ambiental y Cultural Muros de Agua José Revueltas.

Durante la visita, el comisionado de Reclusorios Federales, Francisco Garduño, destacó que esta fue la primera ocasión en que un grupo de periodistas visitó la isla “en el ejercicio de la libertad de expresión”, pues durante 113 años estuvo cerrado a los medios de comunicación.

De acuerdo con reportes de Noticieros Televisa, el coordinador general del Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso), Sergio Alberto Martínez, explicó que en esta colonia las personas presas “vivían en semilibertad, y llevaban a cabo actividades al aire libre”.

Una de las características de la cárcel de Islas Marías era que familias enteras podían visitar a las personas privadas de la libertad por periodos de una semana, e incluso, siguiendo el trámite correspondiente, vivir con ellas.

El pasado 8 de marzo, 584 presos fueron reubicados por el decreto presidencial del cierre de las Islas Marías, al Cefereso de Ramos Arizpe, Coahuila. Otras 14 personas fueron liberadas, debido a que cumplieron con su condena.

Al momento del cierre y traslado final de presos, en la colonia penitenciaria vivían siete familias. Actualmente, la mayor parte de las instalaciones se encuentran en abandono y, en algunos casos, de maltrato, a causa de la afectación que dejó el huracán “Willa” en 2018.