Celebración. La compañía torreonense conmemoró dos décadas de cultivar el arte de la danza. Foto: Vanguardia/Mayra Franco
En el marco de su 20 aniversario se presentó en Saltillo con el recital '20 años de hacer danza… y seguimos', en el Teatro de la Ciudad Fernando Soler

Mezquite Danza Contemporánea es una compañía de baile originaria de Torreón, Coahuila. Atiende a la escuela de Danza Contemporánea de Torreón y forma bailarines profesionales, a quienes proporciona residencias e intercambios académicos y artísticos con otras escuelas y compañías.

En el marco de su 20 aniversario se presentó en Saltillo con el recital “20 años de hacer danza… y seguimos”, en el Teatro de la Ciudad Fernando Soler, el pasado jueves 28 de septiembre.

El programa de la noche comenzó con la presentación de la coreografía “El mar en jugo de piña”, de Jaime Hinojosa, con la canción “La mer” de Charles Trenet, en la cual casi todos los bailarines de la velada participaron.

El número, comparado a lo que vendría a continuación, resultó una entrada ligera y bastante divertida y entretenida. Sin embargo, la oscuridad se apropió del escenario con “Lo que mi oído toca se convierte en silencio”, título de Rosario Castellanos y coreografía de Mizraim Araujo, donde tres bailarinas se vieron sujetas a las interacciones de dos de sus compañeros, en una coreografía dramática, acompañados de la música de Arvo Part.

“Experience” del italiano Ludovico Einaudi sirvió de guía musical para la coreografía de Victoria Pérez, quien también participó en la danza, acompañada de Mariel Soto. 

La última presentación de la noche y la de mayor duración contó con un grupo de danzantes masculina vestidos de negro con una gabardina morada.

Esta coreografía del Ruby Gámez se desarrolló a través de las piezas musicales de los compositores Antonio Cora, David Lang y Max Richter. “Restos de luz” presentó a los cinco hombres en diversas escenas que demostraron desde sus capacidades físicas y motrices hasta sus habilidades histriónicas, en un viaje denso y dramático, encerrado en un rectángulo de luces LED, que hizo a la compañía acreedora de una gran oleada de aplausos al culminar el evento.