Foto: Especial
Ello forma parte, dijo, de una campaña de desprestigio instrumentada en su contra por empresarios mineros, junto con el PAN y otros grupos de derecha, que no quieren perder sus privilegios y tratan de impedir que se exijan mejores salarios y condiciones de vida para los trabajadores

Ciudad de México. El dirigente del sindicato minero, Napoleón Gómez Urrutia, rechazó que tres plantas siderúrgicas ubicadas en Matamoros hayan cerrado por la huelga que mantienen trabajadores de ese gremio desde hace 19 días.

Ello forma parte, dijo, de una campaña de desprestigio instrumentada en su contra por empresarios mineros, junto con el PAN y otros grupos de derecha, que no quieren perder sus privilegios y tratan de impedir que se exijan mejores salarios y condiciones de vida para los trabajadores.

Hay intereses económicos detrás de las amenazas de cierre de empresas y de las acusaciones, sin sustento, de que el sindicato minero busca acabar con fuentes de empleo, recalcó en entrevista el también senador de Morena.

Se trata de intereses que buscan atacar a legisladores y dirigentes cercanos al proyecto de transformación del país que impulsa el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Precisó que el próximo martes están citados en la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, los dirigentes del comité ejecutivo nacional del sindicato minero y de sus secciones 150 y 234, con los dueños de Siderúrgica del Golfo, dentro de la revisión contractual en tres plantas de ese grupo, localizadas en Matamoros.

La empresa ha amenazado con cerrar por el paro de labores que mantiene su personal sindicalizado, en demanda de aumento de salario y de prestaciones, acorde con el incremento en la productividad que ha generado. Son demandas, detalló, que no ponen en riesgo la estabilidad financiera de ese grupo.

Incluso, Siderúrgica del Golfo ya había aceptado dar un aumento salarial de 20 por ciento, pero las negociaciones se detuvieron porque el consorcio, propiedad de los hermanos Rufino y Raúl Vigil, se niega a otorgarles el bono de 32 mil pesos que se entregó a las fuerza laboral en la zona fronteriza.

Siderúrgica del Golfo incrementó el año pasado su producción de productos terminados de acero de 120 mil a 150 mil toneladas. Producen varillas, solera y estructuras metálicas de las naves industriales. Obtiene utilidades millonarias, es uno de los principales grupos acereros, pero también de los más miserables, ya que se niega a dar a los trabajadores lo que les corresponde.

Dijo que espera llegar a un acuerdo conciliatorio con el consorcio el próximo martes. Sólo se requiere, expuso, que haya una mayor responsabilidad social de los empresarios, para moderar sus ambiciones desmedidas de riqueza. Durante más de 30 años, se han mantenido en la comodidad de explotar a los trabajadores y no se han dado cuenta que este país ya cambió.

El senador manifestó que la insistencia en sostener que las tres plantas siderúrgicas de Matamoros ya cerraron forma parte de una campaña sucia para presionar, muy similar a la que emprendieron el gobernador de Tamaulipas y la dirigencia del PAN, al responsabilizarlo de estar detrás de las huelgas de las maquiladoras, lo cual también es falso.