Además del ataque a Alma Rosa Barragán, dos candidatos de oposición en el municipio fueron blanco de atentados en su contra. Foto: Tomada de Internet
Además del ataque a Barragán, dos candidatos de oposición en el municipio fueron blanco de atentados en su contra

Con el asesinato de Alma Rosa Barragán, candidata de Movimiento Ciudadano (MC) por la alcaldía, se han registrado dos ataques contra integrantes de partidos políticos de la oposición

En lo que pudiera ser un giro en torno a la investigación de su asesinato es que Barragán fue identificada como madre de Fernando Tonatiuh Sánchez Barragán, de 36 años, a quien las autoridades de Guanajuato ubican como cabeza del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en varios municipios de la entidad. 

Lo vinculan en varias carpetas de investigación como jefe de plaza en Yuriria, Uriangato, Moroleón, Salvatierra, Santiago, Maravatío, Jaral del Progreso y Valle de Santiago. 

Además del ataque a Barragán, el pasado 17 de mayo en Moroleón, Juan Guzmán Ramírez, postulado a una diputación local por parte de las bancadas del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Partido de la Revolución Democrática (PRD), fue el blanco de un atentado del cual salió ileso.

EsteAlma Rosa Barragán territorio es una zona estratégica, tanto para políticos como para narcotraficantes, pues colinda con la parte norte de Michoacán, además de que la Zona Metropolitana es conocida por su industria textilera, situaciones que la colocan como blanco principal para los cárteles del narco.

Guanajuato, por donde corre una importante red de oleoductos y opera una refinería, se ha convertido en una de las regiones más violentas de México por la disputa entre Santa Rosa de Lima y el poderoso Cártel Jalisco Nueva Generación por controlar el tráfico de combustible robado, entre otros delitos. Tan solo en lo que va de este año, la región registra mil 263 homicidios, de acuerdo a cifras oficiales recientes del gobierno mexicano.

El 6 de junio, México celebrará las elecciones más grandes de su historia en las que se renovarán los 500 escaños de la Cámara de Diputados, 15 gobiernos estatales y miles de cargos locales. Cientos de políticos han sufrido agresiones o han sido asesinados en ataques que se multiplican en tiempos electorales. Según un recuento de la consultora Etellekt, entre septiembre de 2020, cuando empezó oficialmente el proceso electoral, y este martes, con la muerte de Barragán, han sido asesinados 88 políticos, de los cuales 34 eran precandidatos.

En las últimas elecciones, en 2018, Etellekt registró la muerte de 152 políticos, de los cuales 48 eran candidatos o precandidatos. Desde diciembre de 2006, cuando el gobierno lanzó un polémico operativo antidrogas, México registra más de 300.000 asesinatos, según cifras oficiales que atribuyen la mayoría de esos crímenes a la delincuencia organizada.