Durante una sesión, la Comisión Nacional de Hidrocarburos determinó 'frenar' el concurso de las siete áreas en tierra programadas, que se realizaría en octubre

La Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) anunció este jueves la cancelación de la nueva licitación de farm-outs de Petróleos Mexicanos (Pemex) planeada para octubre, con la que se buscaban nuevos socios para la petrolera.

En su sesión del Pleno, los comisionados aprobaron la cancelación de la ronda de farm-outs, también conocidas como alianzas estratégicas.

Además, se dio a conocer que Pemex Exploración y Producción (PEP) decidió retirar las áreas contractuales, por lo cual la Comisión se quedó sin recursos para continuar con el proceso.

Un oficio de la Secretaría de Energía (Sener) leído en la sesión, afirma que el presupuesto de PEP ha aumentado por lo cual puede hacerse cargo de nuevas áreas, además de que explorarán nuevas áreas de negocio.

“Sener en una decisión de política energética retira las siete áreas de este proceso competitivo, al no haber materia de licitación la CNH cancela la licitación”, explicó el comisionado Sergio Pimentel en el evento.

Hasta este día había 20 compañías interesadas en la licitación, 11 de estas ya se habían registrado formalmente, según el portal de la CNH.

Entre estas últimas están China Offshore, Compañía Española de Petróleos, Petrobal, Tecpetrol Internacional y Vista Oil & Gas. El plazo para concluir la inscripción era el 8 de julio.

El conjunto de áreas que se licitarían en octubre se ubica entre los estados de Veracruz, Tabasco y Chiapas. Cubre una superficie total de aproximadamente 4 mil 580.8 kilómetros cuadrados y cuentan con un volumen de reservas 3P de aproximadamente 405.1 millones de barriles de petróleo crudo equivalente.

Más temprano, la agencia Reuters dio a conocer la cancelación, citando fuentes cercanas al tema.

El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien asumió el poder en diciembre del año pasado, ha cancelado todas las licitaciones de contratos que la administración del expresidente Enrique Peña Nieto tenía en curso tras la reforma energética realizada entre 2013 y 2014 y por la que se han otorgado más de 100 contratos.

Las asociaciones con otras petroleras han sido vistas como una manera de ayudarla a revertir la tendencia a la baja de la producción, al atraer importantes inversiones.

La petrolera, cuya deuda financiera alcanza los 106 mil 500 millones de dólares, recibió la semana pasada un duro golpe luego de que la agencia Fitch redujo su calificación crediticia a grado 'especulativo'.

Con el movimiento, que se da en línea con la rebaja de la nota soberana de México, la calificación de Pemex pasó a 'BB+' desde 'BBB-', con lo que pierde el grado de inversión.

La firma argumenta que la petrolera continúa subestimando inversiones en su negocio de exploración y producción, lo cual podría llevarla en el futuro a una mayor caída tanto de reservas como de producción.