Foto: Especial
La donación es voluntaria y puede ser de uno, dos o tres meses de los estímulos que reciben. En caso de que todos los investigadores donen se reunirían más de 550 mpd al mes

El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) pidió a los miembros del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) una “donación voluntaria” para ayudar en las necesidades más urgentes del sistema de salud ante la pandemia del COVID-19.

Dicha donación consiste en la aportación de uno, dos o tres meses del estímulo que reciben las y los investigadores. 

En la solicitud, el Conacyt plantea que en caso de que todos los integrantes del SNI donen el monto propuesto, la cantidad mensual recaudada sería de aproximadamente 550 millones de pesos, y por los tres meses serían 1,650 millones de pesos. 

“La aportación de la Comunidad Científica podría representar una ayuda significativa a las necesidades más urgentes del sistema de salud”, argumenta el Conacyt. 

En el texto se menciona que la donación sería un acto de solidaridad para todo el personal de salud, como médicos y enfermeras que atienden día a día a pacientes con COVID. 

También señalan que esta colaboración es importante porque muchas regiones del país aún no entran en la fase de expansión de la pandemia. 

“Progresivamente se irá incrementando el número de casos. Así mismo, la etapa posterior a la pandemia significará retos económicos y sociales importantes. 

El país agradecerá la generosa contribución que cada uno de nosotros podamos realizar de acuerdo con nuestras posibilidades”.

Al final del texto se encuentran los datos de la cuenta bancaria a donde las y los investigadores que acepten tienen que realizar la donación de su estímulo. 

El documento está firmado por María del Carmen de la Peza Casares, directora adjunta de Desarrollo Científico.

La solicitud, a la que Animal Político tuvo acceso, fue enviada por correo electrónico a los integrantes del SNI y el propio Conacyt confirmó a este medio su veracidad. 

En entrevista, la investigadora Carmen Maya, del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE), con nivel 1 del SNI contó que al parecer no todos los investigadores recibieron el correo al mismo tiempo.

Según la investigadora, el correo les llegó directamente de Conacyt y no hubo ninguna advertencia o comunicación previa por parte de sus institutos o jefes de departamento.

“La verdad es que nos agarró a todos muy desprevenidos. No nos habían dicho nada, solo nos llegó este correo; de hecho yo en un momento pensé que era un correo fake, que era una solicitud falsa, pero por lo que han estado investigando algunos colegas, sí es un dominio de Conacyt y sí es un correo real”, comentó.

Otro científico consultado también comentó que creía que la solicitud de donar su estímulo era una noticia falsa, hasta que, contactado por Animal Político, revisó su correo y encontró que sí le había llegado la carta.

Los estímulos que reciben los investigadores no son todo lo que cobran, sino que son montos otorgados a nivel federal que son extra al salario que cada uno percibe por parte del instituto o centro de investigación donde trabaja.

Según Maya, esta cantidad varía mucho y puede representar desde el 30% del ingreso de un científico hasta más del 50%.

El Sistema Nacional de Investigadores se creó en 1984 como un mecanismo para compensar los salarios que se pagan por ser científico en México, pero no todos lo tienen.

Para acceder, hay que estar sometido constantemente a evaluaciones, publicar artículos científicos que demuestren la productividad, y participar en la formación de nuevos científicos, entre otros requisitos.

El nivel más alto del SNI se otorga a quienes ya tienen reconocimiento internacional e incluso estudiantes que a su vez son miembros del SNI.

Los montos de los estímulos varían entre alrededor de 8 mil pesos para los candidatos al Sistema, 15 mil pesos para el nivel 1, 18 mil en nivel 2, y 31 mil pesos mensuales a los de nivel 3.