Todas las personas que fallezcan por COVID-19 o se sospeche que esa fue la causa de su muerte, serán cremados y no podrán ser enterrados en Coahuila, confirmó la Secretaría de Salud. Foto: Archivo
La Secretaría de Salud en el estado confirmó que todos los cuerpos de personas que fallezcan por COVID-19 o que se sospeche que esa fue la causa de su muerte, tendrán que ser cremados sin excepción

Todas las personas que fallezcan por COVID-19 o se sospeche que esa fue la causa de su muerte, serán cremados y no podrán ser enterrados en Coahuila, confirmó la Secretaría de Salud.

El decreto por el que se emiten los lineamientos para el manejo seguro y disposición de cadáveres con causa de muerte probable o confirmada por COVID-19 ya fue publicado en el Periódico Oficial del Gobierno del Estado, contiene 17 artículos, además de dos transitorios y ya entró en vigor oficialmente.

Pese a que el documento no lo especifica como tal, la Secretaría de Salud en el estado confirmó que todos los cuerpos de personas que fallezcan por COVID-19 o que se sospeche que esa fue la causa de su muerte, tendrán que ser cremados sin excepción y no se podrá realizar ninguna celebración fúnebre en su honor. En otros estados como Nuevo León también se sigue ese protocolo.

“Cuando una persona fallezca, una vez verificada la identificación del cadáver y previo a su envío a la funeraria para su cremación, los familiares y amigos podrán estar presentes bajo condiciones controladas de sanidad, sin establecer contacto físico con el cadáver ni con instrumentos o superficies que tengan la posibilidad de estar contaminadas”, señala el artículo 2 del decreto.

El decreto también establece que no se realizarán necropsias de cadáveres con causa de muerte probable o confirmada por COVID-19 y que la cremación tiene que realizarse dentro de las cinco horas siguientes al deceso en aquellas funerarias que cuenten con un crematorio autorizado. Se prohíbe que los familiares tengan contacto o visualización del cadáver en ese momento.

 

“La empresa funeraria será la responsable de no realizar actuaciones de limpieza, ni intervenciones de tanatoestética o tanatopraxia (maquillar, vestir o embalsamar) sobre el cadáver. Una vez realizado el proceso de cremación del cadáver, la urna que tenga las cenizas será entregada a los familiares, sin que se permita llevar a cabo ninguna ceremonia fúnebre”, dice el documento.

Asimismo, cuando una persona fallezca en el extranjero por COVID-19 o con sospecha de que esa fue la causa y vaya a ser trasladado en Coahuila, solo se permitirá que sea en cenizas.

“Con la finalidad de evitar contagios de personas con causa de muerte probable o confirmada por COVID-19, en estos casos, únicamente se permitirá el traslado internacional de cenizas de cadáveres dentro del territorio del estado”, dice el artículo 16 del decreto.

Cabe señalar que en la guía que emitió el gobierno federal, la disposición final del cadáver se debe de realizar “preferiblemente” mediante cremación, sin embargo deja abierta la posibilidad de que sea inhumado a través de sepultura o bóveda cuando no sea posible la incineración.

Alejandro Montenegro

Licenciado en Ciencias de la Comunicación, con una especialidad en Periodismo y participación en múltiples cursos, talleres y estancias profesionales en México y en Estados Unidos. Reportero desde el 2012, con experiencia de cobertura en temas relacionados al ámbito legislativo de Coahuila, migración, trabajo, campo, entre otros