Foto: Twitter
El secretario de Economía, Jaime Guerra, dijo que hay tiempo para la reconversión de las plantas, las que se tienen en Coahuila y en particular en la Región Sureste, como son las grandes armadoras

La decisión de California de prohibir en 2035 la venta de vehículos y camiones nuevos de gasolina y diésel marcará un parteaguas en la aceleración del desarrollo de autos eléctricos, al cual la industria de Coahuila debe adaptarse, consideraron la iniciativa privada y autoridades.

El secretario de Economía, Jaime Guerra dijo que hay tiempo para la reconversión de las plantas, las que se tienen en Coahuila y en particular en la Región Sureste como son las grandes armadoras, consideró que harán los cambios necesarios para eso.

“Esta noticia de California sin duda marcará un parteaguas en la aceleración de sus desarrollos, pero no tenemos ninguna duda que en Coahuila, en ese sentido las plantas armadoras que están aquí serán pioneras”, indicó Guerra.

El presidente de Canacintra Coahuila Sureste, José Antonio Lazcano, afirmó que la producción de vehículos híbridos y eléctricos se basa en un requerimiento y política internacional, mientras que las grandes armadoras son extranjeras y habrá que esperar a que cada una de las empresas anclas que hay en el país y en la región, den a conocer que efectivamente en corto o mediano plazo estarán modificado sus layout de producción hacía carros eléctricos.

Mientras que el vicepresidente de la Región Norte Centro de Canacintra, Eduardo Garza Martínez, apuntó que en la Región Sureste se producen monoblocks para vehículos de gasolina, sin embargo, no descartó que se lleguen a producir motores para vehículos eléctricos, es cuestión de irse transformando.

El gerente regional del Campus Daimay, Víctor Guillermo Villarreal, aseveró que está cotizando víseras para dos empresas, una de ellas es Tesla: “ellos se acercaron a nosotros, están interesados en que les coticemos ciertas partes, somos líderes en el mercado”. Afirmó que esperan en uno o dos años iniciar con producción para ellos.

Las armadoras GM y FCA declinaron dar una opinión.