“Se metió a robar a mi casa y amenazo a mi familia no estoy arrepentido por que solo defendí lo mío”

Abigaín Hernández privó de la libertad y dio muerte a Juan Antonio Salgado Rodríguez, alías “El Soldado”, en un predio ubicado en la carretera Saltillo-Monclova a la altura del ejido Cañada Ancha, en Ramos Arizpe.

Hernández ya fue detenido mediante una orden de aprehensión por el delito de homicidio calificado con ventaja y reconoció no estar arrepentido, pues dijo que lo hizo porque la víctima se metió a robarle bienes y seis mil pesos.

“Lo maté porque se metió a mi casa a robarla, amenazó a mi familia, por un lado no estoy arrepentido, porque se metió con los míos”, dijo entre tristeza Abigaín.

Gerardo Márquez Guevara, fiscal general del Estado, informó que el crimen ocurrió la noche del 20 de enero en la colonia Jardines de Analco.

Hernández le propinó una serie de golpes en cara a su víctima y posteriormente lo subió mediante la fuerza a un auto y lo llevó a un predio que se localiza en el kilómetro 19 de la carretera Saltillo-Monclova, donde lo torturó.

Foto: Vanguardia/Juan Francisco Valdés

Le causó una herida en el cuello que acabó con su vida; el agresor fue al Hospital General de Saltillo para atenderse de las lesiones que se ocasionó cuando golpeó a su víctima.

El hallazgo del cadáver se dio hasta el 22 de enero, y como las autoridades ya tenían antecedentes de la riña buscaron al sospechoso. Lograron asegurarlo y en su poder traía droga cristalina presuntamente para su venta.

El detenido confesó cometer el crimen contra “El Soldado” y su domicilio fue cateado por las autoridades, donde localizaron el cuchillo y un barrote con el que mató a su víctima.

Trascendió de manera extraoficial que una de las líneas de investigación es que el móvil del crimen sea la venta de drogas. Hernández fue presentado ante un juez, quien le dictó prisión preventiva y el próximo 5 de febrero será la audiencia de vinculación a proceso.