Potencial. Tanto Dona Wiseman como otros artistas han reconocido las posibilidades creativas que existen en este nuevo centro cultural.FRANCISCO MUÑIZ
Administrado por la actriz Dona Wiseman este espacio está abierto a todo tipo de evento o expresión artística, aunque en sus primeras actividades podremos disfrutar de teatro cabaret, clases de defensa personal y música

Ubicado en el número 520 del bulevar Jesús Valdez Sánchez, justo antes de llegar a la Plaza España, Foro Amapola se dispone a recibir con las puertas abiertas a las propuestas artísticas y culturales que deseen un espacio para llevar a cabo sus actividades.

El espacio, que hace un par de décadas albergó al antro Citrus y durante unos meses desde mediados del 2019 al Black Box Center —donde se presentaron algunos espectáculos de teatro musical como Camp Rock y Heathers—, ahora quedó bajo la administración de la actriz Dona Wiseman, quien desea que este sea un lugar abierto para cualquier proyecto que así lo requiera.

“Yo entré aquí y dije, ‘cabaret’, está muy bueno para cabaret, he pensado en todo, tiene mucho potencial este espacio”, comentó Wiseman en entrevista con VANGUARDIA, “pero lo llamé foro porque no quiero limitarme a teatro. No quiero que se limite nada”.

Hace unas semanas llevó a cabo un evento de convivencia con colegas de la comunidad artística local, quienes también se mostraron entusiasmados por las posibilidades de este espacio que, hasta ahora y desde su perspectiva, había sido poco aprovechado.

FRANCISCO MUÑIZ

“En el ritual que hicimos estuvieron músicos, teatreros, artistas plásticos, fotógrafos, un poco de todo, para que de cabida a todas las artes. Es un espacio que creo que no tiene muchos límites. Es más, creo que la primera fecha que tengo programada es un curso de defensa personal para mujeres”, dijo.

“Claudia Gutiérrez quiere dar cursos de canto. Obviamente queremos el teatro, en un esquema cena-show. No tenemos capacidad de restaurant, hay un al principio que van a abrir y el plan es que de servicio aquí”, agregó.

El local, que está ya acondicionado con un espacio para sillas cerca del escenario —un foro principal de concreto con una plataforma móvil inferior de metal, además de dos plataformas laterales versátiles— además de graderías en un segundo nivel, para un aforo total de casi 200 butacas, el doble de lo que hasta ahora tiene el espacio independiente de teatro más grande de la ciudad; Casa La Besana, con 100 butacas.

“No vamos a cambiar los espacios, pondremos cosas de mobiliario mínimas, quiero meter unos acentos rojos, pero el lugar se va a quedar tal cual”, explicó sobre algunos de sus planes para el lugar, “también vamos a promocionarla como sala de ensayo para grupos, no sé, clausuras de cursos, presentaciones de libros, lecturas de poesía, yo estoy abierta a todo, conciertos. Es más, ya se aproximó un chico que quiere hacer un concierto de piano, en noviembre probablemente”.

Junto con el director teatral Luis Falcón, quien la dirigió en las obras Wit y La Hoguera en años pasados, Wiseman ya tiene preparada la presentación de la obra de teatro cabaret “Más vale solas que mal acompañadas” para inicios de noviembre, aunque están por dar más información al respecto.

Fue gracias a él, además, que ella llegó al nombre de Amapola. “Él estaba en Grecia, fue al teatro de Dionisio en la Acrópolis y estaban brotando amapolas por todos lados, me trajo una. Busqué el significado de la flor en sí, tiene que ver con todas estas cosas de mucho arrojo, de atrevimiento, y por eso lo elegí”.

Este “foro atrevido” ya está en la mira de muchos creadores, quienes reconocen su potencial, incluida la propia administradora, quien nos contó que le gustaría realizar un “Burdel poético”, el cual “tiene que ver con poesía erótica y con escenarios eróticos finos. Entonces aquí veo distintos espacios y creo que ya tengo dónde montar esas escenas”, e incluso ha imaginado eventos de lucha libre, deporte que de niña veía junto con su abuelo, en Amapola.

Tanto para ella como para sus colegas y amigos, recalcó, la primera reacción al entrar al foro es de asombro, no solo por la versatilidad y posibilidades del mismo, sino que también “se preguntan por qué nunca supimos que esto estaba aquí”.

“Necesitamos este espacio, este espacio se requiere, se necesita, en cuanto a teatro y creo que en cuanto a lo demás también”, concluyó la actriz, quien pronto dará más información sobre las actividades que se llevarán a cabo en Foro Amapola.