Llama Georgieva a iniciar reestructuras y urge a tomar medidas “mucho más decisivas”, más allá de los seis meses de congelamiento que avaló el G20. Foto: Tomada de Internet
Llama Georgieva a iniciar reestructuras y urge a tomar medidas “mucho más decisivas”, más allá de los seis meses de congelamiento que avaló el G20

La directora del Fondo Monetario Internacional pidió ayer que se tomen medidas importantes para abordar la carga de deuda cada vez más insostenible para algunos países, e instó a los acreedores y deudores a comenzar los procesos de reestructura más temprano que tarde.

En un evento en línea organizado por el grupo G-30 de ex políticos y académicos, la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, dijo que una extensión por seis meses del congelamiento del servicio de la deuda acordado por el G-20 la semana pasada ayudará, pero afirmó que era necesario tomar medidas más urgentes.

“Estamos ganando algo de tiempo, pero tenemos que enfrentar la realidad de que tenemos acciones mucho más decisivas por delante”, dijo, instando a acreedores y deudores a comenzar a reestructurar sin demora las deudas de países con niveles de endeudamiento insostenibles.

“Hacer muy poco y demasiado tarde es costoso para los deudores, costoso también para los acreedores”, aseveró, y advirtió que los niveles de deuda global alcanzarán el ciento por ciento del producto interno bruto en 2021 y que el impacto negativo de los moratorias soberanas puede extenderse rápidamente.

Afirmó que los acreedores deberían adoptar disposiciones contractuales para minimizar la perturbación económica, aumentar la transparencia y respaldar un marco de trabajo común acordado en principio por el G-20 la semana pasada.

Los comentarios de Georgieva se producen en medio de una creciente preocupación por los fuertes aumentos en los niveles de deuda, especialmente entre los países de bajos y medianos ingresos afectados por el coronavirus, una caída del turismo y, en algunos casos, la caída de los precios del petróleo.

La Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda del G-20 ha ayudado a 44 países a aplazar unos 5 mil millones de dólares para gastar en mitigar la crisis de covid-19, pero su eficacia se ha visto limitada por la ausencia de acreedores privados y la incapacidad de China de incluir a todas las instituciones estatales.

Países más pobres ha sido reacios a pedir un congelamiento en los pagos de bonos soberanos, preocupados de que el hacerlo puede dañar su capacidad para pedir dinero prestado en el futuro. 

IP estima caída de ingreso hacia 2030

Con un crecimiento promedio de la economía hacia 2030, el ingreso per cápita de México será menor en 3.2 por cieno real al final de la década, respecto a su nivel de 2018, lo que anticipa que las implicaciones negativas sobre el bienestar de la población en estos años serán enormes, estimó el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (Ceesp).