Para quienes piensan que ocuparme de las elecciones de NL 2021 es un tema muy local, les diré que los ojos de medio México y del Palacio Nacional están puestos en ésta comarca porque no solo se juegan la gubernatura, alcaldías y diputaciones, sino que el resultado que aquí ocurra seguramente va a influir mucho en lo que yo llamo, la “geopolítica post-pandemia”.

Les platico: Si ya se dio cuenta, disfraza muy bien su inquietud y si no, “Houston, tenemos un problema”. El inquilino del Palacio Nacional tiene evidencia suficiente de que los tornados que están girando alrededor del Zócalo no son simples remolinos.

Uno solo de ellos, la pandemia, le ha causado sonoros dolores de cabeza por la forma torpe con que gente que se dice científica -pero que si lo fuera no estaría ocupando esa sub secretaría- maneja la información pública.

La más reciente “perla del absurdo” fue esa de que a la Secretaria de la Función Pública le pegó un ECOVID-19 leve, “pero la doctora está en perfectas condiciones.

Primero: Se tardaron una semana en dar la noticia ¿Por qué? y

Segundo: Busqué en kilos de documentos de la OMS y no aparece por ningún lado el término de “ECOVID-19”. ¿Por qué soltó López Gatell semejante barrabasada?

Eso fue tanto como decir que una mujer esté levemente embarazada. Sí, así de absurdo.

Bueno, no me voy a ocupar hoy de todos los tornados que la giran alrededor del Zócalo -y más del Palacio Nacional- pero sí de uno: El de las elecciones que habrá en Campeche, Chihuahua, Colima, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala y Zacatecas.

Para meterle más mocos a ese atole, habrá votaciones para congresos y alcaldías en Nuevo León, CDMX, Chiapas, Estado de México, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Oaxaca, Puebla, Tabasco, Veracruz y Yucatán.

Y por si fuera poco, habrá elecciones para ayuntamientos en Coahuila, Quintana Roo y Tamaulipas, mientras que en Aguascalientes, Durango e Hidalgo solo se renovarán los congresos locales.

Todos esos procesos tendrán lugar cuando México estará viviendo la peor resaca de su historia en materia económica, porque aunque los analistas internacionales prevén un rebote de las finanzas mundiales a partir de la segunda mitad del 2021, recordemos que cuando el ECOVID-19 llegó a México, nuestro PIB estaba en cero. No traíamos ni siquiera la reserva del tanque para alcanzar a llegar a la gasolinera.

Por eso se entiende el lenguaje cada vez más populista y paternalista de MALO hacia las masas, donde a los más pobres les está ofreciendo dádivas con dinero que bien haría en destinar a re encender los motores de la economía que hoy están casi paralizados por el “quédate en casa”.

Por eso, en mis anteriores 5 artículos hice un zoom a NL sobre el proceso electoral que se avecina respecto a la gubernatura y hoy me toca platicarles del rol que podría tener la llamada chiquillada de partidos políticos. Arre:

Tienen registro para operar como franquicia política en las elecciones estatales y municipales el PRD, PT, Verde Ecologista y el Panal.

Sin registro pero con posibilidades de maniobrar apoyos mediante acciones de campo, están el nuevo Partido Redes Sociales Progresistas, de Elba Esther Gordillo; el PES; el del senador por Morena Pedro Haces, abiertamente pro 4T y el de Nicolás Mollinedo, chofer de MALO.

Aplicando permutaciones y combinaciones, con estos protagonistas, las cosas se podrían dar en NL de lo siguientes modos:

El Verde iría con Morena o con Clara Luz Flores Carrales.

Nueva Alianza iría con el PRI o Clara Luz, más sin Morena.

Redes Progresistas apoyaría a Clara Luz, siempre y cuando la alcaldesa de Escobedo no vaya por Morena.

El PRD nunca con Morena y en todo caso con Clara Luz, si ella no va por Morena.

Todos los que irían con Clara Luz sin Morena, lo harían por la negociación y operación política que hagan ella y sus asesores.

Y si fuera Clara Luz por Morena, entonces estos partidos podrían estar aliándose con el PRI, el Verde y Nueva Alianza. Esta sería la única posibilidad de que el PRI apoyara a quien les aventó el arpa hace unos meses, camuflajeando su apoyo a través de su alianza con los citados partidos.

El PT, puede jugarla aliándose con la candidata de Morena -porque es un hecho, será una mujer- siempre y cuando el partidazo en el poder le llegue al precio del centavero de Beto Anaya, porque eso es, un descarado centavero.   

 Y por el lado del PRD, la jugaría por su lado, y por más que le eché investigación al asunto, no encontré a alguien que pudiera darles una leve posibilidad de al menos aparecer en los listados de votaciones.

Ahora bien, hay actores políticos que podrían ser invitados por estos partidos si no les llega a convenir una alianza y deciden jugarla por su parte: Manuel Florentino González “El zar de las Cumbres”, Bernardo González, Raúl Guajardo, Miguel Treviño (aunque lo dudo muchísimo porque creo que no le va a alcanzar ni para reelegirse en San Pedro), Waldo Fernández y -qué miedo- Napoleón Gómez Urrutia.

Otro rol de la chiquillada sería apoyar en lo local al candidato del PAN, siempre y cuando éste no fuera miembro activo o dirigente o funcionario público panista.

Si no les llegan al precio, ya sea económico o de posiciones o de negocios con el gobierno, entonces la chiquillada puede postular a un candidato por su cuenta y los políticos que mencioné podrían ser sus candidatos.

Ahora, si ese fuera el escenario se abriría una segunda ronda de negociación del partido de la chiquillada que vaya solo, ya que -con el proceso electoral y la campaña en marcha- pueden bajarse del barco y respaldar a uno de los candidatos que vaya más arriba o al que le pague lo suficiente para contar con su apoyo.

Ninguno de esos personajes, hasta donde sé, está afiliado formalmente al PAN, PRI, MC o Morena, por eso pueden jugar por algún partido de la chiquillada, si estos deciden ir solos, por su cuenta, para postular un candidato a la gubernatura.

CAJÓN DE SASTRE

“Menudo susto le espera a MALO en materia de elecciones en éstas tierras, porque con tantas opciones, se ve difícil que sus operadores tengan el talento y el talante para ganar para Morena a NL, que en el 2018 votó contra la 4T”, dice la irreverente de mi Gaby.

placido.garza@gmail.com

Plácido Garza (Irreverente)

Nominado a los Premios 2019 “Maria Moors Cabot” de la Universidad de Columbia de NY; “SIP, Sociedad Interamericana de Prensa” y “Nacional de Periodismo”. Es miembro de los Consejos de Administración de varias corporaciones. Exporta información a empresas y gobiernos de varios países. Escribe diariamente su columna “IRREVERENTE” para prensa y TV en más de 40 medios nacionales y extranjeros. Maestro en el ITESM, la U-ERRE y universidades extranjeras, de distinguidos comunicadores. Como montañista, ha conquistado las cumbres más altas de América.