Con tan solo 19 años, el gambiano Ebrima Darboe coronó su sueño de debutar en Europa con la camiseta del AS Roma. Darboe entró al campo en el minuto 25 tras la lesión del inglés Chris Smalling.

A sus 19 años, el gambiano Ebrima Darboe coronó su sueño de debutar en Europa con la camiseta del Roma, el club que le abrió las puertas de su cantera y que le formó hasta llegar al fútbol profesional, después de un pasado marcado por las adversidades, en el que huyó de su país a los 14 años para llegar a Italia.

Si la noche del estadio Olímpico romano terminó con la eliminación de la Liga Europa, tras perder por un total de 5-8 las semifinales contra el Manchester United, el Roma pudo disfrutar por la excelente prestación de Darboe, quien entró al campo en el 25 tras la lesión del inglés Chris Smalling.

El técnico portugués Paulo Fonseca, que llevaba varias semanas haciéndolo entrenar junto al primer equipo y que lo hizo debutar en la Serie A el último domingo en el partido contra el Sampdoria, tomó una decisión fuerte.

En vez de dar paso a otro defensa en sustitución de Smalling, le brindó confianza a la "joya" de Gambia, centrocampista de buena técnica y madurez táctica pese a sus 19 años.

No le falta carácter a Darboe, que en su vida ha logrado sobreponerse a todo tipo de adversidades. Tenía 14 años cuando, decidido a perseguir su sueño de convertirse en futbolista profesional, se subió a un barco junto a dos amigos y entró en Italia como refugiado.

"Sueño con ser futbolista desde cuando era niño, pero en África es difícil jugar a altos niveles si no tienes ayudas. Un amigo mío siempre me decía 'tú eres demasiado bueno, habla con tus padres y diles que encuentren una manera para que llegues a Europa'", contó Darboe en "Sky Sport" al acabar el Roma-Manchester United, muy emocionado por su primera entrevista en el fútbol de los grandes.

"Mis padres intentaron ayudarme, pero no era fácil conseguir los documentos, así que decidí huir con dos amigos míos. Fue duro, pero doy las gracias a Dios y a Italia, que me permitió entrar en una casa-familia", prosiguió.

A los 16 años conoció a una mujer experta en captación de talento, Miriam Peruzzi, que cambió su vida para siempre. Le permitió entrar en la cantera del Roma y formarse junto a los profesionales del centro deportivo de Trigoria.

A partir de ese momento tuvo un crecimiento vertical que tocó su cumbre este jueves, con el debut absoluto en la Liga Europa ante un equipo de leyenda como el Manchester United.

Tuvo una primera prueba del fútbol de los grandes el pasado domingo, cuando debutó en la Serie A en el estadio Marassi de Génova contra el Sampdoria.

Sus compañeros le han recibido con cariño y están impactados por su personalidad y su liderazgo a la hora de disputar partidos de máximo nivel.

"Trabajó mucho con nosotros, estaba entrenando bien y cuando se lesionó Smalling he pensado en darle paso. Tuve algunas dudas, pero entró muy bien, me parece un jugador con confianza", aseguró el técnico Fonseca, satisfecho por el debut europeo del chico.

Los últimos cuatro partidos de la Serie A, en la que el Roma ya no tiene opciones de alcanzar la Liga de Campeones, suponen una inmejorable ocasión para que Fonseca siga dando confianza a jóvenes talentos como Darboe para alimentar su crecimiento.

El sufrimiento del pasado se quedó atrás para el centrocampista, que marcha a pasos agigantados hacia un futuro en la elite del fútbol, tal y como soñaba en su juventud.