1

Nos recibió suavemente el desierto. Nubes enfilaban en murallas. El sol atrás. Atrás. Atrás. El agua, desde arriba, nos cuidaba. Este fue el abrazo.

 

2

De ojos verdes. De ojos azules. De ojos cobrizos. De ojos grises. De ojos ambarinos. Así es la mirada de las pozas.

 

3

Un suave sol hace arder el segundo día, es tamizado por cierta bruma. De a poco nos huelló la espalda, los brazos y la mirada. ¿Quién queda a salvo de su marca que es vida, que es muerte?

 

4

Bajo nuestros pies el suelo se mueve, deja salir suaves tufos. Y yo que tengo hambre de pelícanos, de su albo rastro en el invierno acá. Pero esta primavera me despierta para ver el pico de las cigüeñuelas y su rebuscar en el barro los insectos.

 

5

No importa el ardor. Peces y tortugas aún encuentran sitios a dónde huir, en donde estar. ¿Cuánto tiempo más serán salvos en sus territorios, suyos que no nuestros?

 

6

Con cadáveres de bacterias azules se edificaron templos y casas. Esta es la unión visible de lo intangible.

 

7

Manos de la comunidad obsequiaron platillos y posada; dieron llaves, abrieron puertas a horizontes. Este fue el otro gran abrazo.

 

8

Habremos de narrar en honor a la verdad y a la belleza.