Migración. Constantemente en Saltillo son asegurados niños centroamericanos de menos de 10 años de edad. ARCHIVO
Con el programa ‘Camino a Casa’ el estado busca reunirlos con sus familias en su país de origen

Al menos 3 mil 890 niños, niñas y adolescentes migrantes no acompañados intentaron cruzar la frontera por Coahuila hacia Estados Unidos durante los últimos 5 años, para perseguir el “sueño americano”, pero sobre todo para reunirse con sus padres.

Rostros de todos los tonos de piel, rasgos, acentos y nacionalidades, la mayoría de entre 13 a 17 años de edad, han sido atendidos por el DIF estatal en los albergues de Acuña y Piedras Negras, dentro del programa “Camino a Casa”, con el cual se busca reunirlos con sus familias.

De acuerdo con una solicitud de información, han sido 378 niñas o adolescentes, así como 3 mil 512 niños o jóvenes quienes han ingresado a México para reunirse con familiares que ya se encuentran trabajado en Estados Unidos.

Los menores han presentado fatiga, resfriados o raspones en el cuerpo, e incluso algunos de ellos con problemas psicológicos debido a las condiciones del traslado que enfrentaron durante su paso por el país, pues ninguno de los menores recibidos ha presentado un padecimiento grave o que ponga en riesgo su vida.

378 niñas o adolescentes han sido retornadas a su país en los últimos 5 años. ARCHIVO

Personal de Salud de Coahuila y de los albergues Camino a Casa en Piedras Negras y Acuña ayudan a los menores, niñas, niños y jóvenes que buscan reunirse con sus familias.

Además se brinda alimentación, vestido, atención médica, psicológica, artículos de higiene personal y lo necesario para la satisfacción de sus necesidades, durante su estancia en albergues y módulos.

Durante la estancia en el albergue se imparten pláticas, talleres, actividades deportivas y recreativas entre otras, a fin de favorecer el desarrollo de habilidades para la vida, conocimientos, factores de protección y el desaliento de la migración infantil.

Se apoya con el pago aéreo a aquel niño, niña o adolescente cuya familia no cuente con recursos económicos para trasladarse a su lugar de origen, en coordinación con los DIF estatales, y se le otorga apoyo para alimentos durante su traslado.

Sin embargo, son niños, niñas y adolescentes que enfrentan condiciones de personas migrantes a su corta edad, adicional a la carga emocional que esto representa y los riesgos a los que son expuestos durante el viaje.

VIAJES FATALES

Elementos del Grupo Beta del Instituto Nacional de Migración (INM) han registrado en lo que va del año, el fallecimiento de 17 migrantes, ya sea por ahogamiento, caída del ferrocarril o diversos accidentes. Entre las víctimas se encuentran originarios de Cuba, Venezuela y Honduras.