Foto: Especial
Esta iniciativa, impulsada por el partido conservador de este país europeo, ha sido duramente cuestionada por organizaciones de derechos humanos

El Parlamento de Eslovaquia debate este viernes 29 de noviembre una ley que obligaría a las mujeres que deseen abortar a hacerse un ultrasonido y luego escuchar los latidos del feto para que “estén informadas del estado de su embarazo” antes de ser intervenidas por algún médico.

Esta medida ha causado controversia ya que en septiembre las autoridades habrían rechazado otros cuatro proyectos que intentaban prohibir o limitar el aborto. En el país europeo, una mujer puede solicitar este procedimiento legal durante las primeras 12 semanas de gestación.

La iniciativa constituiría un retroceso en los derechos de las mujeres, sostienen diversos parlamentarios eslovacos. Silvia Shahzad, legisladora del partido conservador Ordinary People, afirmó que votará en contra de la propuesta. “Tratar de cambiar las opiniones de las mujeres sobre su embarazo con este tipo de presión no es aceptable”, señaló.

Asimismo, organizaciones como Amnistía Internacional y Marie Stopes Internacional han escrito a los miembros del Parlamento expresando su preocupación este proyecto de ley.

“Si se adopta esta legislación, Eslovaquia sería el único estado miembro de la Unión Europea que impondría estos requisitos perjudiciales para las mujeres”, escribieron los grupos.

La Organización Mundial de la Salud no recomienda una ecografía de rutina antes del aborto. La agencia de salud de la ONU dice que los abortos deben ser “practicados de una manera que respete la dignidad de la mujer, garantice su derecho a la privacidad y sea sensible a sus necesidades y perspectivas”.