'Decidí donar porque mis papás son personas mayores y quisiera que alguien los pudiera ayudar en caso de que enfermen'. Foto: Vanguardia/Lidiet Mexicano
'Decidí donar porque mis papás son personas mayores y quisiera que alguien los pudiera ayudar en caso de que enfermen'

El deseo de salvar a personas en condiciones graves de salud llevó a la enfermera Alejandra Yazmín a convertirse en la primera mujer coahuilense donadora de plasma, alternativa de tratamiento para derechohabientes con infección por coronavirus que están en extremo delicados, y que busca disminuir la mortalidad por esta enfermedad. 

La trabajadora del departamento de Vigilancia Epidemiológica del Hospital COVID de Monclova (la clinica 7 del IMSS) reveló que tras la incertidumbre que vivió al ser portadora del virus, ahora tiene la oportunidad de hacer el bien.

“Decidí donar porque mis papás son personas mayores y quisiera que alguien los pudiera ayudar en caso de que enfermen y lo llegaran a requerir. Además, siento que como enfermera tengo la misión de salvar vidas”, manifestó.

Explicó que a principios de mayo recibió una llamada por parte del departamento de Trabajo Social y tan pronto le explicaron de qué se trataba, inmediatamente dijo que sí. Acudió a la unidad, le aplicaron un cuestionario similar al que realizan para la donación de sangre, a fin de verificar que cumpliera los criterios de elegibilidad, luego le hicieron una tercera prueba y posteriormente le dieron la cita en Monterrey.

El lunes 11 acudió a la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE)  34 en aquella ciudad, donde tras otro interrogatorio la conectaron a una máquina que centrifuga el plasma; el proceso duró aproximadamente una hora.

“Me di cuenta en los noticieros de que el doctor Santillán –titular del IMSS-, es donador de plasma y eso me motivó aún más”, expresó.

El protocolo tiene como objetivo recolectar plasma de pacientes que se han recuperado de SARS-CoV-2, debido a que este componente sanguíneo contiene una carga importante de anticuerpos.

Foto: Vanguardia/Lidiet Mexicano

“EL MIEDO QUEDÓ ATRÁS”

Alejandra cuenta que se contagió de COVID-19 en el trato con el primer doctor y paciente infectados. El 27 de marzo, se enteró que era portadora del virus y permaneció en aislamiento domiciliario. 

Tuvo fiebre, tos, dolor de cuerpo y rinorrea, los cuales fueron cediendo de manera gradual. El 29 de abril se hizo una segunda muestra que dio negativo. 

Aseveró que fueron momentos difíciles porque tenía miedo de contagiar a su familia. Su padre es hipertenso y su madre estaba preocupada por su salud. Cuando se enteró que estaba sana, fue como volver a nacer, el temor quedó atrás y ahora tiene otra visión de la vida.

INVITAN A SALVAR VIDAS

La jefa de Trabajo de Social de la clínica 7, Rubina Valdez Fermín, destacó la labor de la enfermera al aceptar de forma inmediata la invitación a ser donadora. 

Expuso que su departamento es el enlace para localizar, invitar y explicar a los candidatos el protocolo, si aceptan se les agenda cita en la UMAE.

Calificó el hecho como algo maravilloso: “un solo donador es una bendición, una gran esperanza”. 

Hizo un llamado a los pacientes que se recuperaron de la enfermedad a sumarse a esta labor sin precedentes.