Durante el proceso el personal de la policía investigadora ordenó el levantamiento de cadáver y no fue necesario su traslado a las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo).
Fue en el kilómetro 11.3 de la carretera mencionada, a la altura del ejido Cañada Ancha donde se reportaron los hechos

Un anciano que se ganaba la vida cuidado un negocio en obra negra, dejó de existir la tarde del jueves en un predio baldío.

Se llamaba Fidel Ramón Oviedo Medina y contaba con 63 años de edad, residía en la colonia Cañadas del Mirador en Ramos Arizpe, Coahuila.

Autoridades de la Fiscalía General del Estado, (FGE) acudieron a tomar conocimiento del lamentable hecho que ocurrió cerca de las 5:00 de la tarde.

Fue en el kilómetro 11.3 de la carretera Saltillo Monclova, a la altura del ejido Cañada Ancha donde se reportaron los hechos.

Según versiones de su hijo Óscar Oviedo, padecía de problemas de corazón desde hace más de dos años. Esa pudo haber sido la causa de su muerte en pleno corralón.

Durante el proceso el personal de la policía investigadora ordenó el levantamiento de cadáver y no fue necesario su traslado a las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo).

Se solicitó presencia de un médico legista para su certificación por causas naturales y para que la familia realice los trámites de reclamación, así como sepultura.