Foto: Jetza Múzquiz
Los deudos denuncian que concesionario no quiere decir dónde vive el chofer

Los familiares de Hilaria, la mujer de la tercera edad que falleció el día de ayer tras ser atropellada por una ruta de transporte público, señalaron que los concesionarios entorpecieron la búsqueda del chofer que se dio a la fuga.

Esta familia que lleva años viviendo en este sector y son usuarios constantes de la ruta, denuncian públicamente que los choferes manejan en estado de ebriedad y hasta drogados.

Ayer por la mañana, Hilaria Acosta Valerio de 80 años de edad fue atropellada en los cruces de las calles Pedro Ferriz de Con y Mauricio González de la Garza, en la colonia Zaragoza IV Sector, con ambas piernas destrozadas. Dos horas después, falleció.

El chófer se desentendió de lo ocurrido, abandonó la combi en la caseta de la Ruta Zaragoza y  corrió sin dar aviso a sus superiores de lo ocurrido. El Ministerio Público sigue con las investigaciones.

Ayer por la tarde, en las instalaciones de urgencias de la clínica número dos del IMSS, la familia pedía justicia por lo ocurrido ya que los concesionarios se comportaron de una manera indiferente ante los hechos.

 “Tuvimos un muy mal trato de lo concesionarios de la Ruta Zaragoza. Queremos que se pague lo que se tenga que pagar. Sí el chavo llega a leer este mensaje pues que sepa que a todos nos pueden suceder los accidentes. Que Dios lo ayude y lo bendiga. Tal vez no quiso hacerlo pero lamentablemente la señora falleció. Queremos que se pague”, Alejandra Salazar nuera de la difunta.  

Añadió que al pedirle a los concesionarios que fueran a buscar al culpable, éstos señalaron que no sabían dónde vivía.

“Cómo no van a saber dónde vive si trabaja para ellos. Cuando contratan a alguien siempre se le pide la dirección. La concesionaria casi nos echa de ahí. La señora es muy grosera”.

Añadieron que constantemente se observa que los trabajadores de esta ruta trabajan ebrios y hasta drogados por lo que se pide que se investigue lo sucedido: “Nosotros somos usuarios de la ruta. Llevamos años viviendo cerca de la caseta.  Nosotros sabemos lo que falta.  Desgraciadamente  no sabemos si andan drogados o borrachos. Siempre andan de lo peor y estamos muy molestos por el trato que se dio".