Foto: Especial
General Motors quiere convertirse en el principal proveedor de vehículos para las fuerzas armadas estadounidenses, razón por la cual recientemente creó la división GM Defense, presentando la GM Defense ISV

POR MARCOS BUREAU PARA MOTORPASIÓN MÉXICO

General Motors quiere convertirse en el principal proveedor de vehículos para las fuerzas armadas estadounidenses, razón por la cual recientemente creó la división GM Defense, con la que está compitiendo para crear el nuevo vehículo militar ligero del ejército estadounidense y su GM Defense ISV ha quedado finalista en esta competición.

Este nuevo GM Defense ISV, nombrado así por las siglas Infantry Squad Vehicle se une a la larga lista de vehículos presentados por el consorcio estadounidense para alimentar y rearmar a los distintos cuerpos del ejército estadounidense, y sin duda es uno de los proyectos más radicales de la marca.

Foto: Especial
Foto: Especial

El ISV se ha construido sobre la base del Chevrolet Colorado ZR2 Bison y se ha diseñado para cumplir diversas funciones estratégicas, como transportar tropas en corta y mediana distancia, mismas en las que se ha desempeñado bastante bien, llevándola a disputar la final por el ansiado contrato con uno de los ejércitos más poderosos del mundo.

De hecho, son varios los fabricantes norteamericanos que se han abocado a construir sus propias propuestas, desde Ford con una versión renovada de la Ranger, hasta el Grupo FCA con una Jeep Wrangler Unlimited reforzado, aunque ninguna versión es tan radical como la visión de GM Defense.

Foto: Especial
Foto: Especial

Si bien este modelo se ve sumamente radical y poderoso, la realidad nos dice que la mecánica, el bastidor y básicamente el 70% de las piezas proceden de la versión más radical de la Chevrolet Colorado, el paquete de potenciación ZR2 Bison, el cual configura la suspensión y el chasis para su uso fuera del asfalto, incorporando amortiguadores DSSV Multimatic, mismos que se incorporan a esta versión militar.

Bajo el cofre encontramos un motor de 4 cilindros y 2.8 litros diésel con 186 caballos de fuerza, acompañado con una transmisión automática de seis velocidades, sumamente capaces en la aventura a campo traviesa, demostrando su utilidad en el campo de batalla.

Foto: Especial
Foto: Especial

El verdadero cambio del Defender ISV llega en la cabina, pues el aspecto interior ha sido totalmente rediseñado y ninguno de los elementos de la versión de calle se ha mantenido para el panel de instrumentos de la camioneta, así como en la carrocería, misma que ha sido totalmente rediseñada para hacerla más apta para misiones estratégicas.

Estos cambios se hicieron pensados para que este vehículo ligero de transporte sea capaz de entrar en un helicóptero Chinook CH-47, además de ser lo suficientemente ligero para ser izado por un Blackhawk UH-60, por lo que el nuevo bastidor se compone únicamente de un armazón metálico con distintas coberturas y hasta 9 asientos.

Foto: Especial

Aún no es un hecho que el Defense ISV pueda convertirse en el ganador del concurso organizado por el Ministerio de Defensa estadounidense, aunque sin duda tiene grandes posibilidades para convertirse en el nuevo vehículo ligero de las fuerzas armadas norteamericanas.

POR MARCOS BUREAU PARA MOTORPASIÓN MÉXICO