Legalidad. En las guarderías de Coahuila no existen niños “fantasma”, afirma Norma Esther Escobedo Sandoval, directora de estancia infantil “Quetzaliztli”. Foto: Archivo
Suman tres las estancias infantiles que han dejado de funcionar, y 44 se ampararon para volver a recibir subsidio federal, de las 79 que existen en la ciudad

De 79 estancias infantiles que hay en Saltillo, 3 han tenido que cerrar por el recorte de recursos que aplicó el Gobierno Federal. En el Estado hay por lo menos 44 amparos en proceso con el objetivo de que vuelvan a recibir apoyo para su operación.

Norma Esther Escobedo Sandoval, directora de estancia infantil Quetzaliztli, dijo que a raíz de que se eliminó el subsidio para la operación de estancias infantiles, los cierres ya se empezaron a presentar en Coahuila, pues no cuentan con los recursos suficientes para operar.

“Aquí en Saltillo estamos 79 estancias, de las cuales ya han cerrado algunas, son 3 estancias cerradas por falta de recursos. Algunas de ellas con de entre 20 y 25 niños, pero había estancias de hasta 60 niños en Saltillo”, comentó Escobedo Sandoval.

Por otro lado, dio a conocer que solo en Saltillo se interpusieron 44 recursos de amparo para que se les reintegren los recursos que no han recibido en los últimos meses. Aseguró que desde el 5 de febrero se ingresaron los primeros amparos y hasta la fecha no se ha tenido una resolución en ninguno de ellos.

“Los abogados hicieron el proceso y fueron a la primera cita, no hubo respuesta, luego la semana pasada tuvimos otra cita en la que tampoco tuvimos respuesta, estamos esperando a que los abogados nos digan”, comentó.

Informó que en otros municipios como Viesca, Francisco I. Madero, Monclova y Torreón también han interpuesto amparos. Para el 10 de abril se tiene programada una audiencia en Monclova y el 2 de mayo en Saltillo, donde se podrían definir las demandas interpuestas.

“Ha sido muy complicado para ellas (madres de familia), son las que no tienen el recurso para pagarnos a nosotras, hemos sido solidarias en no cobrarles lo que es nuestro servicio, llegamos a sentir a estos niños parte de nuestras familias. A veces llegamos hasta a tener una alianza de amistad, fraternidad con las mismas familias, no podemos trabajar con la humanidad de nuestros niños siendo frías y lejanas”, aseguró.

Finalmente, sobre la posibilidad de que en las estancias de Coahuila hubiera niños “fantasmas” por los que el Gobierno Federal entregaba un subsidio sin que los pequeños asistieran, Escobedo Sandoval dijo que las estancias trabajan conforme a las reglas de operación y con reglas rígidas para evitar irregularidades.