Este miércoles Oscar obtuvo una orden de restricción para que no se le acerque a Samantha. ARCHIVO
Samantha detalló que el sábado tras llegar de su empleo, Óscar le robó dinero y comenzó a buscar mensajes para utilizarlos en su contra ante su familia

Luego de recibir una golpiza por parte de su ex pareja, Samantha fue suspendida de su empleo pues su agresor acusó ante su jefe una supuesta infidelidad y problemas en el hogar.

Desde principios del 2020, Samantha y el padre de sus hijos, Oscar N. habrían llegado al acuerdo del término de su relación sentimental sin dejar de vivir en el mismo domicilio, ya que el susodicho se encontraba desempleado y él se haría cargo de los dos hijos mientras ella trabajaba para llevar el sustento a casa.

“El siempre ha sido una persona muy celosa y posesiva, ya no teníamos una relación como tal, pero si teníamos un vínculo acordeón ya que él no trabajaba y yo como mantenía la casa y a los niños llegamos a ese acuerdo para que yo me hiciera cargo de los gastos y el de atender a los niños”, detalló.

La afectada aseguró que Oscar no cumplió su parte del acuerdo y por el contrario continuó con arranques de ira, celos y episodios violentos, que derivaron el fin de semana en una golpiza, por lo que ya presentó una nueva denuncia ante el Ministerio Público.

Tras golpearla, su ex pareja informó en el empleo de la afectada, sobre una serie de problemas familiares para desacreditar el desempeño laboral de Samantha para perjudicarla.

“En una ocasión le llegó a llamar a mi jefe preguntándole por uno de mis compañeros con el que alguna vez fui a comer, así como otras veces fui a comer con mis amigas o otros compañeros, pero por sus celos él pensaba que no podía hablarle a nadie, entonces cuando yo decido terminar la relación con él un mayo más o menos que fue cuando puse la primer denuncia. Esta vez persuadió a mi jefe a través de mensajes para perjudicarme”, sostuvo.

Samantha detalló, que el sábado tras llegar de su empleo Oscar le robó el dinero y comenzó a buscar mensajes para utilizar en su contra, y utilizar a su conveniencia ante su familia y su jefe para que nadie creyera que fue víctima de violencia familiar. “Aunque yo le dije (a mi jefe) que no tenía control de mis teléfonos y que todos los mensajes que le pudieran enviar podrían estar sacados de contexto, no me creyó”, apuntó.

En una ocasión anterior en que Oscar golpeó a Samantha ella presentó una denuncia ante el Centro de Justicia y Empoderamiento de la Mujer, en donde aparentemente el sujeto habría recibido orientación psicológica, sin embargo, al acudir de nueva ocasión este martes a presentar otra denuncia le notificaron que la vez anterior el sujeto en cuestión nunca se presentó.