Preso. La policía detuvo a Mario Enrique, y por petición familiar fue llevado a las celdas, donde quedó a disposición del juez. JETZA MÚZQUIZ
Al parecer, por viajar a exceso de velocidad, el joven le pegó a la cuneta y dañó una llanta y la polvera, pero nunca pensó que la reacción de su papá sería la de insultarlo y amenazarlo con correrlo de la casa si no pagaba lo ocurrido

Elementos de la Policía Municipal lograron la detención de un hombre en estado de ebriedad que habría agredido verbalmente a su hijo, luego de que éste causara daños en su coche que le pidió prestado.

Mónico N, de 26 años, salió en el Ford Focus que su papá, Mario Enrique N, de 42 años, le prestó para que se paseara durante el domingo, pero al llegar la noche sobrevino el episodio de violencia familiar.

Cerca de las 23:00 horas, luego de estar con unos amigos a unas cuadras de su hogar, en la calle 7 de la colonia Vicente Guerrero, Mario recibió una llamada de su hijo que le indicó que había tenido un percance.

Al parecer, por viajar a exceso de velocidad, el joven le pegó a la cuneta y dañó una llanta y la polvera, pero nunca pensó que la reacción de su papá sería la de insultarlo y amenazarlo con correrlo de la casa si no pagaba lo ocurrido.

Tuvieron un altercado en el que, por fortuna, la intervención de la mamá del muchacho evitó que sobreviniera un intercambio de golpes.