Foto: Especial
Las acusaciones de Urzúa sobre la imposición de funcionarios que carecen de conocimiento de la Hacienda Pública inquietan por “los errores o malas decisiones” que pueden tomar, indica el COMCE

Ciudad de México. Lo más preocupante de la renuncia de Carlos Urzúa como titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) es que revela que “no lo dejaron hacer bien su trabajo” y las diferencias que existen en el gabinete del presidente Andrés Manuel López Obrador, dijo Fernando Ruiz Huarte, director del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior (COMCE).

Si bien comentó que el inmediato nombramiento de Arturo Herrera como titular de la dependencia genera tranquilidad porque es reconocido entre inversionistas y empresarios por su experiencia y capacidad, lo que hacen prever que será “un buen secretario”, las acusaciones de Urzúa sobre la imposición de funcionarios que carecen de conocimiento de la Hacienda Pública inquietan por “los errores o malas decisiones” que pueden tomar.

La renuncia del titular de Hacienda pesa más que si hubiera sido en cualquier otra secretaría porque está encargada de garantizar la estabilidad en la economía nacional, con indicadores macroeconómica como la inflación y la deuda pública controlados, mencionó.

La dimisión de Urzúa, ocurrida cuando el gobierno de López Obrador lleva apenas siete meses en el poder, incrementa las dudas sobre las políticas económicas y las metas que el mandatario se ha fijado alcanzar en el Plan Nacional de Desarrollo, comentó.

“Espero que simplemente sea sólo un cambio de secretario y que siga todo como hasta la fecha”, explicó.