ESPECIAL
“Lo más difícil es actuar, el resto no es más que tenacidad. Los temores son tigres de papel” A. E.

Quizá pocas personas sepan que Amelia Earhart fue invitada por el presidente Lázaro Cárdenas a realizar un “vuelo de buena voluntad” a nuestro país, viaje que esta extraordinaria mujer realizó en la primavera de 1935.

Comento lo anterior, como homenaje al natalicio de Amelia Mary Earhart (1897) que se conmemorara este 24 julio. Personaje de altos vuelos que, en 1932, se convirtiera en la primera mujer piloto en cruzar el océano Atlántico en solitario.

Amelia fue una mujer fuera de serie que rompió con los paradigmas establecidos por una época dominada por el machismo, en donde se consideraban que las mujeres eran incapaces de realizar ciertas actividades “destinadas” a los varones; y demostró que las mujeres son tan competentes o más que los hombres en oficios y trabajos que injustamente se consideraban exclusivos para los varones, como era el caso de la aviación.

En sus palabras

Amelia, mujer de inquebrantable voluntad y determinación que dijo a un mundo dominado por ideologías machistas: "El deseo íntimo de sobrevolar el Atlántico sola no era algo nuevo para mí. Antes ya había afrontado otros Atlánticos. Todo el mundo tiene su propio Atlántico que conquistar. Cualquier cosa que queramos hacer de verdad, contra la opinión de los vecinos y el llamado "sentido común", es un Atlántico... Sobrevolé el Atlántico porque lo deseaba... Deseaba con toda mi alma hacer algo por el acto en sí, disfrutar haciéndolo, concentrar en ello todas mis energías; eso no es sólo la mejor garantía de éxito, sino también ser fiel a uno mismo".

El principio

En una ocasión, Amelia asistió a un espectáculo aéreo y fue ahí donde nació su pasión por los aviones. Consiguió que la llevaran a bordo de un biplano en el que voló por 10 minutos sobre Los Ángeles. Sus palabras de esta experiencia fueron: “Tan pronto como despegamos yo sabía que tendría que aprender a volar”. Ahí quedó sellado su destino: La aviación.

Cabe mencionar que Amelia cursó estudios superiores en la Universidad de Columbia, también tomó cursos de verano en Harvard. Además, durante la Primera Guerra Mundial, fue enfermera en un hospital de campaña canadiense y posteriormente trabajó como asistente social en Boston.

El misterio

El primero de junio de 1937, Amelia y su navegante Fred Noonan salieron de Miami Florida con destino a California por la vía larga: alrededor del mundo. La primera escala fue San Juan, Puerto Rico... y de allí por todo el borde noreste de Sudamérica y posteriormente hasta África y el Mar Rojo.

El vuelo a Karachi fue otra primicia... nadie antes había volado sin escalas desde el Mar Rojo hasta la India. Después de Karachi, Electra, apodado así su avión, voló hacia Calcuta para arribar el 17 de junio... y de allí, a Rangoon, Bangkok, Singapur y Bandoeng.

Un monzón impidió que salieran de Bandoeng por varios días: hasta el 27 de junio pudieron abandonar este lugar para dirigirse a Port Darwin, Australia.

Amelia llegó a Lae, Nueva Guinea, el 29 de junio. Hasta este punto, habían volado 22,000 millas, quedaban 7,000 más por recorrer todas sobre el Pacífico. Fue cuando envió su último artículo por cable al Herald Tribune. En las fotografías, se le veía cansada y enferma.

Últimos reportes

El buque guardacostas de los Estados Unidos, el Itasca, había estado esperando en las islas Howland para servir de contacto de radio. Las comunicaciones en el área eran muy deficientes y, para agravar la situación el Itasca estaba sobrecargado de trabajo con el tráfico comercial de radio que este vuelo había generado.

El 2 de julio Amelia abandonó Lae a las 00:00 horas tiempo de Greenwich. Se cree que cargaron 1,000 galones de combustible, lo que permitiría una autonomía de vuelo de 20 horas.

A las 07:20 horas GMT, Amelia transmitió un reporte de posición que ubicaba al Electra a unas 20 millas el suroeste de las islas Nukumanu. El último reporte del estado del tiempo que se cree que Amelia recibió fue antes del despegue, el cual indicaba que el viento había aumentado de intensidad, pero no se sabe si realmente recibió esta advertencia.

A las 08:00 GMT, Amelia hizo radio-contacto con la base de Lae: Se reportó en curso hacia las islas Howland a 12,000 pies de altitud.

Varias transmisiones cortas fueron recibidas por el Itasca con variadas intensidades, pero no fue posible determinar su posición porque las transmisiones fueron muy breves. A las 19:30 GMT, la siguiente transmisión, fue recibida del Electra con máxima intensidad: "KHAQQ llamando al Itasca. Deberíamos estar sobre ustedes pero no podemos verlos... el combustible se agota..."

A las 20:14 GMT el Itasca recibió la última transmisión de voz de Amelia proporcionando datos de su posición. El Itasca continuó transmitiendo en todas las frecuencias hasta las 21:30 horas GMT, cuando determinaron que Amelia pudo haber amarizado y entonces se iniciaron los procedimientos de búsqueda.

Se cree que el avión cayó entre 35 y 100 millas de las costas de las islas Howland. A bordo de la aeronave llevaban una balsa salvavidas, pero nunca se encontró ningún rastro de ella. Algunos expertos creen que los tanques de combustible vacíos podían haber mantenido a flote el avión durante cierto tiempo, pero la realidad es que este caso sigue siendo uno de los más grandes misterios de la aviación.

 

Riesgos

El Presidente Roosevelt autorizó una búsqueda a un costo estimado de 4 millones de dólares. En julio 18, la pesquisa se abortó, pero George, su esposo, continuó pidiendo ayuda para la búsqueda; sin embargo, para octubre él también abandonó toda esperanza de encontrarlos con vida.

Amelia mandaba cartas periódicamente a George, en una de ellas podemos encontrar la esencia de su espíritu: "quiero que sepas que estoy muy consciente de los riesgos... Lo hago porque lo quiero hacer. Las mujeres deben tratar de hacer las cosas tal como los hombres lo han hecho. Y cuando fallen, su fracaso no debe ser sino un reto para otras."

Valor

Esta notable mujer define el significado del valor: “Valor es el precio que la vida exige para otorgarnos paz, alma que no lo conoce no lo conoce, no conoce liberación de las pequeñeces; no conoce la lívida soledad del miedo, ni alturas de montaña donde la intensa alegría puede escuchar el sonido de las alas. Cómo podría la vida concedernos la dicha de existir, compensar la opaca y gris fealdad y el prolífico odio a menos que nos atrevamos. ¿El dominio del alma? Cada vez que tomamos una decisión, pagamos con valor para contemplar el incansable día, y encontrarlo hermoso”.

¿Habrá algo más que se pueda agregar?  Sí: Amelia mostró al mundo que las mujeres representan la vida, el valor, la fortaleza y también el esplendor humano.  Amelia sigue siendo ejemplo de tenacidad y valor para las nuevas generaciones, sobretodo en esta época en donde para muchos jóvenes es fácil cansarse o desanimarse en la consecución de sus sueños.

Todos tenemos Atlánticos e ideales por conquistar, han pasado muchos años de la desaparición de Amelia, pero su perenne testimonio continúa siendo fuente de inspiración para saber que no existen los imposibles cuando el alma custodia y mantiene encendido el fuego de esa pasión - y quizá esa locura - que nos hace vibrar y nos impulsa a emprender únicamente “por el placer de hacerlo”.

Amelia fue también una luchadora social: fundadora  de la organización de mujeres aviadoras, “The Ninety-Nines” (1929), y defensora de los derechos de la mujer y la igualdad de género.

Esta semana recordaremos el natalicio de una mujer que nació para volar, que también ha provocado, en pleno siglo XXI, el vuelo hacia la libertad de millones de mujeres, en un mundo aun dominado por la ignorancia, la insensatez y la cobardía de muchísimos hombres.

Razón tuvo Benavente: “Si la pasión, si la locura, no pasaran alguna vez por las almas… ¿Qué valdría la vida?”

De: Carlos  R. Gutierrez Aguilar

Colaboración Lunes 20 De julio 2020

Programa Emprendedor Itesm Campus Saltillo