El CJNG dejó en claro con el atentado que va contra las autoridades que no se dobleguen. ESPECIAL
El gobierno de la Ciudad de México negó durante años que los cárteles del narcotráfico operaran en la capital del país, pero de acuerdo con la DEA, no solo lo hacían, sino que se expandieron plenamente

CDMX.- Con la ejecución en su domicilio del juez federal Uriel Villegas Ortiz y su esposa primero y luego el ataque contra el titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México Omar García Harfuch el Cartel de Jalisco Nueva Generación dejó en claro que nadie está a salvo. Según el analista Eduardo Guerrero, experto en temas de seguridad.

Por su buena relación con las Fuerzas Armadas y la Guardia Nacional y por ser pieza clave en cuestiones de seguridad local y federal, Villegas quedó como una advertencia a las autoridades que no se dobleguen.

Los agresores de García Harfuch después de bloquear el paso del vehículo blindado en el que se desplazaba el funcionario rumbo a su trabajo, usaron armas de muy alto poder, incluido un fusil Barrett .50 usado desde una camioneta en una de las zonas más exclusivas de la Ciudad de México, las Lomas de Chapultepec, atentado sin precedente en la capital mexicana.

Los sicarios movieron hombres armados en camionetas descubiertas en un método similar al empleado en Culiacán el 17 de octubre de 2019 por los integrantes del Cártel de Sinaloa cuando se movilizaron para rescatar a Ovidio Guzmán, hijo de “El Chapo” Guzmán Loera, según quedó registrado por las cámaras de seguridad.

García Harfuch por medio de un tuit apenas a tres horas del ataque responsabilizó al Cartel de Jalisco Nueva Generación como el responsable del mismo y de la muerte de dos de sus compañeros y amigos “tengo tres impactos de bala y varias esquirlas”, dijo e hizo un llamado a seguir enfrentando a la delincuencia organizada.

Christopher Landau, el embajador de Estados Unidos en México, al expresarse sobre el atentado, hizo un llamado a profundizar la cooperación entre ambos países para vencer al crimen organizado. El CLNG y su líder considerado el grupo criminal más poderoso y rico de México junto con Los Cuinis son el principal interés del gobierno de Estados Unidos.

Como parte de ese interés estadounidense y a pesar de la protesta de su abogado el febrero pasado, Rubén Oseguera el hijo de “El Mencho” fue enviado a Estados Unidos, su extradición fue calificada de “inconstitucional” por su defensor.

El gobierno de la Ciudad de México negó durante años que los cárteles del narcotráfico operaran en la capital del país, pero de acuerdo con la DEA, no solo lo hacían, sino que se expandieron plenamente.

Y mientras el gobierno de Estados Unidos insiste en ofrecer una recompensa de 10 millones de dólares por información sobre el paradero del líder del CJNG, “El Mencho” y pese a que hace semanas circuló el rumor de que estaba muerto, rumor desmentido por el mismo Presidente López Obrador en su mañanera, el atentado del viernes 26 contra García Harfuch deja en claro que Nemesio Rubén Oseguera Cervantes  y su organización criminal no están acabados.

Entre los rumores también circula la versión de que el capo se encuentre enfermo de los riñones y en algunos medios de Jalisco se reportan ya disputas internas por el control del Cartel de Jalisco Nueva Generación. (Con información de la revista Proceso)

Proceso

Revista semanal se ha consolidado a lo largo de 35 años como una fuente confiable, crítica y plural de temas políticos y culturales, nacionales e internacionales de actualidad.