Foto: Especial
Sus amigas y compañeras de clase exigieron justicia a las autoridades, el cuerpo de Wendy fue encontrado en un canal de aguas negras

En el Estado de México un grupo de niñas cargó el ataúd de Wendy, una niña de 16 años víctima de feminicidio. Durante el cortejo fúnebre las estudiantes exigieron justicia para su compañera.

El Estado de México parece ser la entidad más peligrosa para las mujeres, tan sólo en 2019 se contabilizaron 122 feminicidios.

Es más, fue el estado con más feminicidios en los últimos cuatro años. Estos fueron ejecutados con violencia extrema y han dejado a más de 500 menores en la orfandad.

Ahora la muerte Wendy, una niña de 16 años, se suma a la lista interminable de agresiones contra las mujeres.

Amigas y compañeras de escuela exigen justicia. Foto: Especial

El 20 de marzo Wendy salió de Xonacatlán, en el paraje de Las Peñas, cerca del municipio de Otzolotepec. Ese día recibió una llamada antes de salir de casa, tras ello no volvió a ser vista con vida. La reportaron como desaparecida y días después encontraron su cuerpo en un canal de aguas negras a unos cuantos metros de la unidad deportiva de la zona. Una vez que el cuerpo fue atendido por las autoridades no se dio a conocer si presentaba más signos de violencia. Elementos de seguridad transportaron los restos al Ministerio Público y se inició una carpeta de investigación bajo el protocolo de feminicidio.

Hoy se llevó a cabo el cortejo fúnebre de la víctima. Durante este ritual la acompañaron sus compañeras de escuela. Las estudiantes de secundaria cantaron consignas y quemaron cohetes durante el camino hacia el sitio en que sepultaron a la jovencita. En el trayecto se escuchó: “¡Ni perdón ni olvido!” y “¡Qué encuentren al asesino!”.

Foto: Especial

“Te amo mi amor, te amo mi Wendy. Que Dios ilumine tu camino, corazón, no tengas miedo, donde quiera que andes no te olvides de mí”, sollozó la madre de la menor.

En el Estado de México, el 25 por ciento de los feminicidios son cometidos en el hogar, por familiares o parejas de las víctimas.